Sebastián Vega, basquetbolista de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia y con glorioso pasado en Peñarol de Mar del Plata, se convirtió en el primer jugador profesional de la Liga Nacional (LNB) en hacer pública su homosexualidad, mediante un posteo en redes sociales que tituló: "La verdad nos hace libres".

Según publicó Télam, el alero entrerriano relató el proceso para aceptar su orientación sexual, los años de negación, cómo se lo contó a su familia, amigos, a su entrenador y a sus compañeros de equipo, en un ambiente donde la homosexualidad sigue siendo un tema tabú (no pasa lo mismo en el deporte femenino).

"Lo más importante es poder cerrar una etapa y sentirme libre de una vez. Libre de culpa, de sentirme en falta. Demostrarles a todos, y a mi mismo, que mi profesión y mi vida personal o sentimental pueden ir por el mismo camino. Que puedo ser gay y seguir jugando al básquet con el compromiso que tuve desde que debuté en la Liga", escribió Vega en su carta.

"Sé que marcará mi futuro, pero también me permitirá reconciliarme con el pasado. También me gustaría que este disparador pueda ayudar a otras personas que tal vez están o estuvieron en una situación semejante. Ayudar en ese recorrido, para que sea, al menos, un poco más liviano. Menos traumático", manifestó el jugador de 31 años y 2 metros de estatura.

Vega es una de las figuras de Gimnasia de Comodoro Rivadavia, que se ubica tercero en la Liga Nacional con 19 victorias y seis derrotas, detrás de Quimsa de Santiago del Estero (18-3) y San Lorenzo (17-4). En Peñarol, fue campeón de la Liga Nacional de Básquet 2009-10, Súper 8 2009, Liga de las Américas 2010 y Torneo Interligas 2010.

"Fueron años durísimos. Años donde llevé una mochila muy pesada sobre mis hombros. Y no la quería tener más. No quería ocultarme más. No estaba haciendo nada malo, no había matado a nadie. Fueron años agobiantes donde el miedo directamente me paralizaba", contó Vega.

El basquetbolista comentó que estaba "cansado de mentir y decir que andaba con mujeres o soltero" y que sintió "alivio" cuando le comunicó "la novedad" a su familia.

"No me olvido más: encaré a mi papá y fui decidido a contárselo, con mucho miedo (terror diría), dando por sentado que me iba a echar de casa. Fui preparado para lo peor. No obstante, para mi total sorpresa, su reacción fue de amor", narró Vega.

Después de su familia, se sinceró con sus amigos. “Empecé con los cercanos. Siempre recuerdo que lo hacía llorando. Como si hubiese algo mal. Viviendo eternamente a oscuras por si alguien podía inferirlo, fingiendo soltería. No podía salir del laberinto. Y tenía que hacerlo para volver a ser feliz".

En cuanto a sus compañeros y su club, al que llegó en 2018, Vega contó: “Ya en Comodoro, jugando en Gimnasia, tomé coraje (mucho) y le conté a un gran amigo (Lucas Pérez) todo lo que venía viviendo. Temblando pude decirle que era gay. Su reacción fue súper natural".

"Al tiempo, junté valor y también se lo pude confesé al DT, Martín Villagrán, quien quedó anonadado pero me brindó contención y afecto. Lo valoré. Más tarde se lo dije al capitán del equipo, Diego Romero, y más tarde a otros compañeros”, explicó.

Desde la cuenta oficial del club, retuitearon enseguida la carta de Vega. Lo mismo hizo el entrenador Villagrán. Además, recibió mensajes de apoyo en todas sus redes sociales (Instagram y Twitter) de jugadores, técnicos, árbitros y seguidores.

Comentá y expresate