“Están despidiendo uno o dos trabajadoras por semana sin causa. Ya son once en los últimos dos meses”. María Demateis, delegada de la Comisión Interna de Textilana, aseguró que los despidos en la empresa no cesan. El proceso empezó hace dos meses y, según Demateis, no se debe a una crisis en la fábrica. “Están reestructurando, están tomando personal nuevo. La intención de la empresa es cambiar personal con antigüedad por personal a prueba por 3 meses y en inferiores condiciones”, le dijo a Ahora Mar del Plata.

Textilana es propiedad del empresario marplatense Sergio Todisco, quien estuvo detenido y luego fue liberado tras declarar como arrepentido en la causa "Los Cuadernos de las Coimas". A la hora de argumentar su postura, Demateis señaló que, pese al contexto del país, en la fábrica “no hay una crisis de producción... inclusive la fábrica ha comprado maquinarias nuevas, está refaccionando, está tomando personal y está indemnizando con el 100 por ciento. El tema es el recambio de los trabajadores”.

Según Demateis, la modalidad se repite: “Los despidos son sin causa. Llegamos a la madrugada a trabajar y se nos informa que estamos despedidos. No te dejan ingresar y te mandan a tu casa a la madrugada”.

“Hace más o menos dos meses que la empresa lleva esta política, del despido hormiga. Después del paro de marzo, en mayo despidieron a una compañera que estaba reclamando por la falta de pago del premio a la producción. Hicimos una medida de fuerza para reclamar por su reincorporación, no lo logramos pero logramos que la indemnicen por despido sin causa”, sostuvo la delegada. “Desde ese momento, la empresa intentó despedir con causa, pero no lo pudo lograr. Están despidiendo a compañeras que han tenido carpeta médica en la ART por los ritmos de producción. Otras presentan carpeta psiquiátrica, por el nivel de presión que se sufre ahí adentro, por la situación de estrés con la que trabajamos”, agregó.

Si bien el cuerpo de trabajadores está integrado en su mayoría por mujeres, el último despedido fue un hombre. “El miércoles despidieron a un varón. El muchacho había estado en la ART por un problema físico. Era muy rápido para trabajar, de hecho una vez le hicieron un apercibimiento por hacer mucha producción. Cuando fue a ingresar a trabajar no lo dejaron entrar y le dijeron que espere el telegrama en su casa”, relató Demateis.

Pese a que los trabajadores despedidos perciben su indemnización, quedan en una situación vulnerable. En tal sentido, Demateis remarcó: “El tema es muy perverso, la gente se queda sin trabajo y nadie consigue, porque no hay trabajo en Mar del Plata y estamos en crisis. Y lo que pueden ganar hoy con la indemnización se desvaloriza mañana. Alcanza para unos meses, pero después esos trabajadores se quedan en la calle y pasan a engrosar las filas de desocupados que tenemos en la ciudad”. “Lo perverso de esto es que sin haber una crisis en la empresa, se está usando la situación del país para despedir trabajadores. Textilana no está en una situación de poca venta ni nada por el estilo. Inclusive está tomando trabajadores. Se está sacando de encima a empleados más antiguos para precarizar la mano de obra”, concluyó.

Comentá y expresate