Con una presión inflacionaria inédita en 40 años, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), tomó su movimiento más agresivo desde 1994 y aumentó las tasas de interés en 75 puntos básicos este miércoles. Ésto significa que los mercados sufrirán el impacto de esta decisión, según sugieren los especialistas.

Según publicaron las autoridades del organismo monetario estadounidense, encabezado por Jerome Powell, proyectan que la tasa de referencia estará en 3,4% para finales de este año. En marzo proyectaban que la tasa a finales de 2022 se iba a situar en 1,9%.

Al mismo tiempo se proyectó que la tasa de fondos federales sea del 3,8% para fines de 2023, un punto porcentual por encima del 2,8% que se estimaba en marzo.

Con este tipo de políticas, la entidad monetaria espera que la inflación, que actualmente está en niveles máximos desde 1982, finalice el 2022 en un 5,2%, medida por la variación anual del índice de gastos de consumo personal.

https://twitter.com/federalreserve/status/1537134119515312130

Desempleo y desaceleración económica

En su informe también publicaron que calculan que la tasa de desempleo de Estados Unidos estará en 3,7% a fines de año, un 0,2 más alto que el 3,5% pronosticado en marzo.

Lo que cuestionan algunos analistas es que mantener este tipo de aumentos agresivos aumentaría de tal manera los costos de endeudamiento para los consumidores y las empresas, algo que terminaría conduciendo a una desaceleración económica cada vez más acentuada hasta, probablemente, decantar en una recesión.

Los tipos de interés hipotecarios ya habían aumentado en 2 puntos porcentuales aproximadamente desde comienzos de año y la venta de viviendas sufrió un parate.

Jerome Powell, presidente de la FED, negó la posibilidad de una recesión en puerta y ratificó la política monetaria contractiva para combatir la inflación elevada.

image.png

Este tipo de políticas monetarias también están siendo tomadas por otros bancos centrales en el mundo para frenar el avance de precios, que es producto del enorme flujo monetario dispuesto en el período pandémico y, más recientemente, por el shock de precios que provocó la guerra en Ucrania.

El Banco Central Europeo (BCE) aumentará las tasas de referencia un 0,25% en julio, concretando el que sería su primer aumento en 11 años.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate