"Se mira y no se toca". El dicho popular es tan antiguo en el mundo del fútbol que casi no hay jugador que no conozca. No está escrito ni comprobado, pero todos lo saben: no se toca ninguna Copa antes o durante la disputa de una final. Y es raro en el mundo del fútbol, tan propenso a las cábalas, que un jugador desobedezca la "maldición". Pero el capitán del Marsella se atrevió y sufrió las consecuencias.

Embed

La figura del equipo francés, Dimitri Payet, fue el único que se atrevió a tocar el trofeo cuando salieron los equipos.

Embed

Por supuesto, en redes sociales no tardaron en hacer chistes y memes con la ¿imprudencia? de Payet, a la que atribuyeron que se tuviera que ir antes de la final.

Embed
Embed

En la final de la Liga de Campeones de 2011-12, el defensor ucraniano de Bayern Munich, Anatoliy Tymoschuk, tocó la orejona antes de su choque contra el Chelsea. Luego, los ingleses se coronaron campeones tras definir la serie de penales 4 a 3.

ZZ.jpg

Otro hecho conocido que agiganta el mito es el ocurrido en la Champions de 2004-05, cuando el jugador del Milan Gennaro Gattuso tocó la copa en el entretiempo, cuando el partido estaba 3 a 0 a favor de los italianos. Liverpool empató en el segundo tiempo y forzó los penales, donde terminó festejando.

Comentá y expresate