En el informe final del Mossad sobre el atentado contra la Embajada de Israel en Argentina del 17 de marzo de 1992 se reveló al fin quien fue conductor suicida, además de publicar su imagen. Se trata de un hombre libanés de 24 años de edad al momento del acto terrorista llamado Muhammad Nur Al-Din Nuer Al-Din.

El informe revela sobre esta persona que "siguiendo la tradición árabe, las personas reciben su nombre en base a tres nombres: su nombre personal (Muhammad), el nombre de su padre (Nur Al-Din) y su apellido (Nur Al-Din). De aquí que su nombre completo según los registros era Muhammad Nur Al-Din Nuer Al-Din”. Más adelante se presentan también conjeturas respecto a la identidad de la familia cercana del conductor.

Por su parte, la imagen que se publicó del hombre habría sido obtenida de una foto publicada en el periódico libanés AI-AHD en 1992, en cual se informaba que había muerto en la guerra de Serbia. A pesar de ello, el Mossad afirma que “un familiar reconoció que fue el conductor del coche bomba que explotó en la embajada israelí en Argentina en 1992″.

Muhammad Nur Al-Din Nuer Al-Din vivió varios años en Foz de Iguazú, Brasil. Fue allí donde fue reclutado por quien luego fue identificado como Farouk El-Omeiri, hombre que tenía estrecha relación con Hezbollah. Luego de este encuentro, el conductor suicida fue trasladado a Argentina por un miembro de la Yihad Islámica.

image.png
Esta es la imagen del conductor que cometió el atentado en Argentina. Cortesía de: INFOBAE.

Esta es la imagen del conductor que cometió el atentado en Argentina. Cortesía de: INFOBAE.

Ya en Buenos Aires, quien iba a ser el conductor suicida fue alojado por José Salman El Reda, hermanó de Samuel El Reda, quien tiene un pedido de captura por el atentado realizado en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en una "casa segura" entre el 14 y 17 de marzo. Juntos habrían realizado tareas de reconocimiento en preparación del atentado.

Según la causa judicial del la Embajada, El Reda fue detenido y procesado por la justicia federal de Rosario al poseer una importante cantidad de dólares falsificados, dinero que habría sido utilizado para luego financiar actividades terroristas.

El informe del Mossad detalla luego lo que fue el atentado en sí. El 17 de marzo a las 14:42, Muhammad retiró de un estacionamiento localizado en la calle Cerrito entre Juncal y Arenales la camioneta con explosivos, una Ford F-100, y la manejó hasta la puerta de la embajada, ubicada en Arroyo 916. Tardó entre 4 y 5 minutos.

Fallecieron 22 personas: nueve empleados y funcionarios de la Embajada, tres albañiles, dos plomeros, un taxista, tres peatones, un sacerdote de una iglesia vecina y tres ancianos que vivían a unos pocos metros.

image.png
Los restos de la camioneta luego del atentado. Cortesía de: INFOBAE

Los restos de la camioneta luego del atentado. Cortesía de: INFOBAE

El servicio de inteligencia israelí no deja lugar a duda sobre la participación del conductor suicida. "Cabe señalar que Hezbollah solía hacer uso frecuente de terroristas y/o conductores suicidas en las décadas de los 80 y 90. Por ejemplo, Hezbollah explotó mediante conductores suicidas el cuartel general de las fuerzas armadas estadounidenses y las fuerzas de paz francesas en Beirut en 1983. Otro ejemplo destacado es por supuesto el atentado a la AMIA perpetrado por Hezbollah y los iraníes en Buenos Aires en 1994, y el atentado fallido de Hezbollah (Yihad Islámica) contra la embajada israelí en Bankok, Tailandia, en marzo de 1994″, justifican el informe.

El informe insiste también sobre la participación de Irán. El Mossad afirma y detalla que los ataques “fueron cometidos mediante la cooperación de Irán y Hezbollah. Estas dos partes se unieron y aprovecharon las ventajas relativas de cada de ellas, para lograr su cometido, causando múltiples víctimas fatales y cientos de heridos. Irán fue quien decidió, autorizó y asistió, y el “Hezbollah”, mediante su “Aparato de Yihad Islámica” fue el brazo operacional, convirtiendo la decisión en una acción, poniendo en la práctica los atentados que causaron la muerte y las heridas de numerosas personas inocentes”.

image.png
La unidad operativa terrorista en Argentina, con el conductor abajo a la derecha. Cortesía de: INFOBAE

La unidad operativa terrorista en Argentina, con el conductor abajo a la derecha. Cortesía de: INFOBAE

Por otra parte, la camioneta que el conductor utilizó en el atentado habría sido preparada en una casa sin identificar en la provincia de Buenos Aires, alquilada por Samuel El Reda bajo un documento falso adjudicado a un ciudadano brasilero con el nombre de Antonio Hadad. Este documento, afirma el Mossad, fue tramitado en 1989 y fue utilizado en los preparativos de los dos atentados, el segundo siendo el de la AMIA en 1994.

En el inmueble alquilado por El Reda también se habrían guardado explosivos, cuya preparación se la adjudica al ingeniero Malek Ubeid, apodado “Houssam”. Se sabe que estuvo en Argentina antes del atentado y que se fue luego de que se cometiera.

image.png
Samuel El Reda, quien participo en el atentado en Argentina y tiene pedido de captura vigente. Cortesía de: INFOBAE

Samuel El Reda, quien participo en el atentado en Argentina y tiene pedido de captura vigente. Cortesía de: INFOBAE

Al respecto de la posible identificación de los terroristas en su estadía en Argentina, el Mossad sostiene que "el pago del alquiler se hacía por adelantado, en dólares y en efectivo. Es lógico pensar que quien le alquiló a Salman el inmueble conoce su rostro ya que ha sido publicado, pero no ha acudido a las autoridades, quizás por temor. Esta persona es inocente, y no tiene ninguna conexión con Hezbollah, simplemente alquilo ese inmueble a una persona que hizo un buen pago por el mismo”.

Por último, la camioneta se compró un 24 de febrero de 1992 en una agencia de autos ubicada en Juan B. Justo 7537, por Hussein Karaky, otro miembro de la célula. Para hacerlo también utilizo un documento falso brasilero, en este caso a nombre de Da Luz Elias Ribeiro.

Han pasado treinta años del atentado y los avances en la investigación han sido pocos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate