El imaginario colectivo considera a los cirujanos como los más "fríos" entre sus colegas de la medicina. Pero Paolo Macchiarini tenía el encanto de un pediatra. Italiano, lindo, seductor y todo un experto en marketing del ambo, logró que los medios de todo el mundo lo llamen el "súper cirujano".

Su carrera es real.También la "hazaña" de haber realizado el primer trasplante de tráquea artificial con células madre. Pero la verdad no pasa de esos títulos.

De los ocho pacientes operados en 2008, seis murieron. La primera fue una joven de Barcelona llamada Claudia Castillo. La mujer se fue a su casa en perfecto estado y convirtiendo al cirujano en "milagroso". Pero Macchiarini ocultó muy bien que ella tuvo que volver al bisturí para que le reemplacen la tráquea sintética por la de un donante. Era 2011 y el cirujano había entrado al prestigioso Instituto Karolinska de Suecia, que otorga el premio Nobel de Medicina. ¿Quién podía poner en duda esos trasplantes "imposibles"? ¿Si la hazaña fue tal y las muertes y daños excedían el poder de sus manos?.

pareja.jpg

Pero el engaño de Macchiarini sí excedía al quirófano. Tan famoso era el "súper cirujano" que en 2013 la NBC envió a la periodista estadounidense Benita Alexander a Boston para grabar un documental sobre su vida. La conquistó. En la primera entrevista. Luego llegaron las demostraciones de querer compromiso, los regalos para la hija de la mujer, los viajes por Europa y, finalmente, una boda en Italia que prometía ser oficiada por el Papa y con Obama, Putin y Sarkozy entre los invitados, según le hizo creer a la mujer.

Pero dos semanas antes de la fiesta, Alexander se dio cuenta de que en esa fecha Francisco iba a estar en Latinoamérica y no en Italia. Ese fue el hilo del que tiró hasta desnudar a alguien que vendía algo que no era. Como las muertes de sus pacientes no terminaban con el prestigio de Macchiarini, este domingo la periodista estrenará en la televisión de su país Todo era mentira, el documental en el que, como explica, "quien estafa así en el amor, estafa en todos los ámbitos de su vida".

"El se movía en entornos con los que yo no estaba familiarizada, con gente muy importante", asegura Alexander. "Cuando descubrí todo pensé en las 300 personas que iban a venir de todas las partes del mundo a nuestra boda. Gente que había gastado dinero en billetes y hoteles... Le hizo daño a muchísima gente", lamenta.

La mujer aún tiene secuelas del "súper cirujano": "Cuando esto sucedió estaba absolutamente devastada, arruinó mi vida. Me había divorciado por él. Lo había dejado todo".

vestido.jpg

La periodista ahora trabaja como productora de cine. Pero, dice, la vida de su ex "amoroso, simpático y que se había ganado a toda mi familia", sí estaba ficcionada. "De él no sé nada. No sabría decirte dónde está", sigue, sin mencionarlo, según cita el diario El Mundo de España.

"Cuando pasó todo esto, pensé inmediatamente en su profesión. Era médico y si me estaba engañando a mí, a mi familia y amigos, también debía estar mintiendo a más gente", sigue. Cuando la boda y la fiesta se rompió en mil pedazos, Alexander investigó y llegó a los verdaderos resultados de sus "milagrosas intervenciones".

La investigación de cada caso sigue abierta. Todo apunta a que el cirujano se saltó todos los protocolos.Además, de haber puesto en jaque a la academia que entrega el Nobel de Medicina, el italiano tenía pendiente un proceso judicial en su país por aprovechamiento de fondos públicos y abuso de poder. Algo que, de haberlo dicho, lo hubiese inhabilitado como miembro. Esta revelación causó en 2016 la peor crisis en la historia del Nobel de Medicina.

operación.jpg

"Cuando me reuní con las familias de sus pacientes y hablé con ellos, fue horrible. Lloramos juntos. Lo que me pasó a mí no es nada comparado con lo que sufrió esa gente", confiesa la periodista. ¿Cómo una periodista de renombre no dudó de las promesas "imposibles" de su novio? Estaba enamorada.

"No había ni un solo motivo para dudar de él o pensar que había algo extraño", afirma. Y sigue: "Era el cirujano del que todo el mundo hablaba y conocí a sus colegas de profesión, lo vi en operaciones. Estaba avalado por grandes doctores a nivel mundial, ¡hasta le llamaban el súper cirujano!".

A fin de cuentas, la periodista hizo de otro modo el documental que le encargó la NBC. "Sentí la responsabilidad de contar la verdad. El tenía la vida de muchas personas en sus manos y la gente podía estar muriéndose. La herramienta que yo tenía para hacerlo era mi propia historiay por eso decidí narrarlo."

Pasaron tres años desde que la mentira del "súper cirujano" destrozó a esa mujer. Mientras, Macchiarini dejó los flashes y desde entonces se mantiene oculto.

Comentá y expresate