Daniela Guaymas había notado algo raro en el oído derecho de su hija: el orificio era muy chico en comparación con el izquierdo. En la salita de salud le decían que era normal, pero a ella no le alcanzaba. El verdadero diagnóstico llegó de casualidad: Sofía tenía dos meses, sufrió una bronquiolitis y la trasladaron al Materno Infantil. Allí, una doctora del grupo de residentes confirmó las sospechas de Daniela: Sofía tenía el oído cerrado por una disgenesia auricular congénita y había que operarla.

A partir del diagnóstico, la vida de Sofía y sus padres cambió. Cada tres meses debían viajar a Buenos Aires para realizarle los distintos estudios. Mientras tanto, ella escuchaba con un oído solo. En el medio, otro golpe: al padre de la nena lo echaron del trabajo y perdió la cobertura de la Obra Social. Fue un largo camino de lucha hasta dar con Ospena, la obra social de los Obreros Navales, que se convirtió en la llave para resolver el problema.

“En la cartilla de Ospena estaba el doctor Víctor Quiroga, que se portó de maravillas. Cuando todo el mundo nos decía que Sofía debía operarse en Buenos Aires porque en Mar del Plata no había medios para hacer la intervención, él nos dijo que la íbamos a operar en el Materno. Yo no lo podía creer”, explicó Daniela. “Nos dijo que iba a pedir el dispositivo que tenían que colocarle a Sofía y que la operación la iba a hacer una doctora del Hospital Garrahan, que iba a venir hasta Mar del Plata”, agregó.

daniela sofia.jpg

Después de 8 años, la solución llegaba en cuestión de días. “Yo pensaba: ‘Ahora algo se va a trabar. No puede ser’”, recordó Daniela. Mientras tanto, desde la obra social le dijeron que debía esperar para conseguir el dispositivo. “El doctor Quiroga me dijo que esto es una cuestión de insistencia. Y yo soy la mujer más insistente del planeta”, confesó Daniela, que a los pocos días recibió la confirmación de la compra.

La destacada cirujana María Emilia González Macchi llegó desde el Hospital Garrahan el último 18 de septiembre. Junto al doctor Quiroga, llevó adelante una operación que se extendió por dos horas. La intervención fue un éxito: “Sofía escucha perfecto”, aseguró Daniela, que todavía se emociona cuando recuerda el proceso.

dispositivo sofia.jpg

“Al principio escuchaba todo muy fuerte, hasta que se fue adaptando”, explicó Daniela sobre la evolución de su hija. Sofía está feliz: escucha con normalidad, volvió a la Escuela Primaria N°73, del barrio Don Emilio, y disfruta de cantar en el coro de la iglesia. La lucha de sus padres y el compromiso de los profesionales del Materno le cambiaron la vida.

Comentá y expresate