El titular de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, monseñor Jorge Lugones, aseguró que “hay más gente sin trabajo o en situación de calle” que en años anteriores y por eso advirtió que “no podemos decir que estamos bien, cuando estamos mal".

La aclaración sonó a advertencia para las autoridades que a pesar de la dificultades económicas y sociales que enfrenta la sociedad siguen enviando un mensaje de optimismo, al menos en cuanto a un futuro mejor.

Lugones brindó una conferencia titulada “La persona humana y el trabajo” durante el desarrollo de la segunda jornada de la Semana Social que cada año se realiza en esta ciudad con participación de obispos, organizaciones sociales y dirigentes políticos y sindicales.

Este encuentro finalizará este domingo con dos paneles y la lectura del documento final en el que, se espera, los prelados remarcarán estas dificultades graves que presenta el mercado laboral y la responsabilidad que tienen los gobernantes para dar respuestas acordes.

Lugones llegó temprano a Mar del Plata, a mitad de la última semana, y tomó contacto con distintos referentes de la sociedad. Mientras caminaba estas calles no solo advirtió sobre el impacto que tiene el alto nivel de desocupación que se registra aquí y en todo el país sino también por el alto índice de empleo no registrado.

"Les recomiendo que recorran la calle y que le pregunten al comerciante o a la gente que está en situación de calle, porque actualmente hay más gente sin trabajo o en situaciones de calle que años anteriores”, insistió el obispo en el salón principal del hotel 13 de Julio, sede de estas jornadas.

Llevó la situación a hechos concretos y cotidianos. “Ha crecido el número de niños en merenderos o en comedores, y no hacen falta las estadísticas, sino el simple hecho de recorrer la calle o escuchar al pueblo, al trabajador y aquel que acaba de perder su puesto", dijo.

Al mismo tiempo alentó la cultural del diálogo para que se puedan escuchar los reclamos de los que están en una situación de inferioridad y al Estado y los gobernantes les encomendó dar “soluciones rápidas a los que nos piden para poder paliar las situaciones, tanto en el corto plazo como en el mediano plazo". "En un diálogo hay que escuchar, y respetarse y cuando realmente se dice que hay consenso que realmente se lleven a cabo y se respeten esos diálogos", acotó.

Le dedicó también un largo tramo de su participación al rol de las mujeres y su participación en el mercado laboral. Advirtió sobre diversas formas de discriminación que “ofenden la dignidad de (de ellas) en la esfera del trabajo” y afirmó que aún hoy son “olvidadas en sus prerrogativas, marginadas frecuentemente, e incluso reducida a esclavitud”.

Comentá y expresate