La imagen es impactante y muestra a una nena sentada sobre la vereda haciendo la tarea a plena luz del día, en la esquina de Colón y Salta, mientras su madre vende pañuelos a los automovilistas. La foto se viralizó y conmueve a los marplatenses.

Detrás de esa imagen está la historia de María, una vendedora ambulante que desde hace 10 años se gana la vida en la calle para darles de comer a sus tres hijas de 9, 5 y 2 años. "Ellas se quedan en la vereda mientras yo trabajo, pero se aburren y se ponen a hacer la tarea. Yo quiero que la hagan en mi casa, sentadas, como tiene que ser, pero si me piden hacerlo acá no se los niego", dice.

María trabaja 5 horas por día en la esquina de Colón y Salta, en la zona del centro de Mar del Plata. "Probé varios productos, pero decidí seguir con la venta de pañuelos porque es lo que más se vende. Hay días que se vende más y hay días que no se vende nada, depende el clima. El sábado es el día que mejor trabajo", cuenta.

Embed

"Con mi marido somos personas que trabajamos por nuestra cuenta. Hemos vendido comida también, pero abandonamos ese rubro para no dar tantas vueltas en la calle con las nenas. Yo acá me siento más cómoda para vender", confiesa.

María agradece a los vecinos que la ayudan y le regalan comida para darle de comer a sus hijas. "Nunca tuve quejas de nadie, me siento querida en el barrio", dice.

Camila, una de las hijas de la mujer, cuenta que aprovecha el tiempo libre para jugar y hacer la tarea mientras su mamá trabaja. "Yo quiero ir con ella vender, pero no me deja porque dice que me pueden pisar los autos", comenta. Y enseguida su mamá la interrumpe: "Ella viene de compañía, soy yo la que tiene que trabajar, no ella".

Comentá y expresate