La inflación de octubre fue de 5,4% y desde el Gobierno esperan que sea el último rebrote significativo de precios en lo que queda del año. El incremento se debió principalmente al arrastre estadístico que dejó la suba de 6,5% de septiembre y a los aumentos en regulados como gas, nafta, transporte y prepagas.

Con el dato de octubre, que estuvo dentro de las expectativas privadas, en diez meses de 2018 la inflación ya llegó a un 39,5%, mientras que en la comparación interanual la escalada de precios es de 45,9 por ciento.

En el último Relevamiento de Expectativas de Mercado, las consultoras privadas le habían informado al Banco Central (BCRA) que esperaban una inflación de 47,5% para fin de año. Con los datos reportados hoy podría proyectarse que noviembre marcaría el principio de una desaceleración. De todas formas, seguiría siendo la inflación más alta de las últimas décadas.

Específicamente, desde el Indec informaron que el desagregado de Regulados (+7,4%) subió por encima del de Núcleo (+4,5%). Se le llama inflación núcleo, "core" o subyacente a aquella reflejada por el índice de precios sin tomar en cuenta productos energéticos ni los alimenticios sin elaborar, expuestos a mayor estacionalidad y volatilidad.

Ese diferencial se debió, en parte, a que las subas de naftas fueron contrarias a las bajas en el valor del dólar y petróleo crudo. El frente tarifario también volvió a influir, luego del último de los aumentos mensuales anunciados en agosto, que llevó el pasaje de colectivo de $11 a $13, y los pasajes de tren aumentaron entre 50 y 75 centavos dependiendo de la línea.

En octubre, el rubro Alimentos y Bebidas no alcohólicas -el que más incidencia tiene en la población de menores recursos– subió 5,9% y el transporte experimentó un avance del 7,6 por ciento.

Fuente: Infobae.

Comentá y expresate