Alicia Villar tenía 19 años cuando vino Queen a Mar del Plata, sacó la entrada con anticipación y presenció desde un lugar privilegiado el show. "La primera fila del campo", asegura en contacto con este diario digital. El día posterior tendría el privilegio de conocer a Freddie y John Deacon, en el foyer del Hotel Provincial tras un encadenamiento de circunstancias fortuitas.

"Nos pasaron el dato a mí y a mi amiga que ellos estaban en el Provincial dos periodistas de la Revista Pelo, entre ellos su director, (Daniel) Ripoll, al finalizar el show. Fuimos a bailar con ellos y en el medio de la charla nos dijeron si nos gustaría conocer a Queen. Nosotras pensamos que era un chiste pero parecía que hablaban en serio, así que quedamos en volver a vernos al otro día a las 5 de la tarde en el hotel", recuerda la fanática marplatense, al tiempo que califica al show de Queen como un evento "totalmente atípico para la ciudad en ese momento" ya que "no venía nadie y menos una banda así".

La adolescente y su amiga llegaron de forma anticipada, caminando por la costa, y al acercarse al hotel divisaron un tumulto de gente donde "la mayoría eran mujeres". Llegaron al ingreso y tras la puerta giratoria estaban los periodistas que habían conocido, ellos las habilitaron a ingresar y sumarse al grupo de personas que esperaban novedades de Queen, que permanecía sus últimas horas en la ciudad y se disponía a viajar a Rosario para su presentación en el Estadio Gigante de Arroyito.

De un momento para otro "bajó Freddie con un grupo de personas que lo rodeaban y guardaespaldas, vio que había mucha gente afuera y se quedó en un costado", recuerda Alicia, que no logró borrar de su memoria a su ídolo guarecido en las escalinatas del hotel, con los murales del César Bustillo de fondo, y su mirada perdida.

El frontman de Queen, que había desplegado horas atrás talento y sensualidad ante una multitud de marplatenses, se mostraba aturdido por los gritos de un grupo de fanáticas. Quizás haya sido el cansancio de la gira, su reciente separación, o el recuerdo que Mark Chapman había asesinado cuatro meses atrás a John Lennon en Nueva York después de pedirle que le dedicase su último disco, lo que en ese momento lo paralizó. Osvaldo, uno de los periodistas que conoció Alicia, y el que mejor dominaba el inglés de sus colegas del staff, le preguntó si quería intentar conseguir una foto. Ella le dijo que sí y el joven se acercó a uno de los guardias para intentar el acercamiento. Fue un no rotundo. Esperaron unos minutos y lo intentó de nuevo. Ahora la negativa fue mucho más agresiva y hostil, tanto que llamó la atención de Freddie y se acercó para conocer qué era lo que estaba pasando.

Freddie se separó del grupo, le extendió su mano a la joven y pidió disculpas por el exabrupto. También le dijo que estaba "encantado" de sacarse una foto con ella, que finalmente tomó su amiga, y se excusó: tenía que volver a su habitación.

queen 1.jpg
Alicia Villar abrazada por Freddie Mercury, el día después del show en Mar del Plata.
Alicia Villar abrazada por Freddie Mercury, el día después del show en Mar del Plata.

Caminaron juntos hasta el ascensor, abrazados, y se despidieron. "Fuimos al ascensor por un pasillo largo y él me hacía cosquillas, se reía mucho", rememora, todavía asombrada de su reacción.

"Valoró que no haya sido invasiva, fue muy cariñoso conmigo y seguramente le dio ternura lo colorada que me puse", dice la fanática que luego esperaría al resto de la banda en el lobby y se encontraría con John Deacon y su familia.

queen 2.jpg
Alicia Villar con Roger Taylor y dos de sus hijas.
Alicia Villar con Roger Taylor y dos de sus hijas.

—Una foto, por favor, John. Una fotito

El encuentro con Deacon fue más sorpresivo y allí Alicia se acercó al bajista, que estaba junto a su esposa e hijos, para pedirle una foto. "Una fotito", le dijo y desató una carcajada del músico que no entendía mucho español y le causó gracia esa palabra. Rápidamente accedió y le pidió a su esposa que tenga a su bebé.

"No, con las nenas también", pidió la fanática y con gestos le explicó que también quería que estén en la foto. Se siguió riendo, ella también, y así salieron retratados.

Cuando ya se agotaban las posibilidades del encuentro con los otros integrantes del grupo británico y ya se estaban por ir, bajó un hombre y comenzó a preguntar por "alguien llamado Alicia". Ya había consultado a casi todas las personas del lobby hasta que llegó al lugar donde estaban las adolescentes y al corroborar que había encontrado a la persona que buscaba le entregó un sobre "de parte de Freddie".

Con las manos temblorosas y en presencia del que resultó ser uno de los asistentes personales del cantante, la joven abrió el sobre y se encontró con una foto dedicada. "La eligió especialmente", le dijo antes de irse.

"To Alicia. Freddie Mercury", escribió el artista en una foto que la mujer conserva en un portaretratos junto a otros momentos importantes de su vida.

queen 3.jpg
"To Alicia. Freddie Mercury". La foto firmada que le dedicó el cantante de Queen a su fanática marplatense.

Comentá y expresate