Cuando tenía 16 años, Nahir Galarza, imputada por el crimen de Fernando Pastorizzo, protagonizó un hecho policial: un presunto secuestro.La causa, finalmente, quedó archivada. La joven estuvo todo un día desaparecida y cuando fue hallada dijo que la habían drogado y subido a un auto.

Este hecho sucedió no hace mucho tiempo. Nahir todavía era una de las estudiantes de la Escuela Normal Olegario Víctor Andrade. Ese día causó una gran preocupación en su familia porque permaneció un día desaparecida, sin dejar rastros de dónde estaba.

A medida que pasaban las horas, la incertidumbre crecía y la desesperación de la familia alertó a la Policía. Pero cuando bajó la noche se conoció la buena noticia: "Apareció Nahir". Lo peor había pasado. La adolescente estaba sana y salva, pero cuando contestó las preguntas sobre qué le había ocurrido empezaron los cuestionamientos.

Dijo que cuando salía de la escuela fue abordada y obligada a subir a un auto, en donde la drogaron y perdió el conocimiento. Indicó que luego de eso no se acordaba de nada más hasta que cerca de las 21 despertó tirada en un terreno baldío por la zona norte de Gualeguaychú, cerca del hipermercado.

Tenía pastos en el cabello y estaba un poco desalineada, pero no había nada que indicara que había sido víctima de algún delito sexual. El médico de Policía no constató lesiones ni marcas de ningún tipo sobre la piel y el fiscal que realizó la investigación no pudo acreditar la veracidad de lo denunciado; el caso cayó rápidamente en el archivo, publicó El Día.

Comentá y expresate