Durante varios tramos de la primera jornada del juicio contra Federico Sasso, Eloy Bernaola lo miró fijo. Por el contrario, el joven, que atropelló y mató a su hija Lucía, no quería cruzar mirada con nadie y se permaneció inmutable. Antes y después de su ingreso a Tribunales escuchó los insultos de familiares y allegados de Lucía, que cargan con una herida que no cicatriza.

“No vi ninguna expresión en él”, expresó Eloy Bernaola, exfutbolista de distintos equipos de Mar del Plata, en diálogo con Telediario. “Si hubiera tenido interés desde el primer día en que mató a mi hija, hubiera levantado el teléfono. Nunca tuve un llamado telefónico ni de él ni de su familia”, aclaró.

Bernaola recordó que “una vez, un año después de que atropellara a mi hija, fuimos a una audiencia y la jueza lo obligó a que me pida disculpas. Me miró y me pidió disculpas pero para mí son nulas, porque no lo dijo de corazón y no fue sincero”.

Con respecto a la sentencia que espera, el padre de Lucía Bernaola sostuvo que “hay muchos condimentos en la causa como para que el que mató a mi hija vaya a la cárcel. Hay pruebas suficientes”.

Comentá y expresate