El juez federal de Morón, Néstor Barral, ordenó levantar el secreto fiscal y bancario del líder de Camioneros, Hugo Moyano, su hijo Pablo; su mujer, Liliana Zulet, y sus hijastros, Valeria Salerno y Juan Manuel Noriega Zulet, en el marco de una causa en la que se los investiga por un presunto lavado de dinero.

La medida permite que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) entreguen a la Justicia toda la información sobre los investigados.

El pedido, según publicó La Nación, alcanza también a las empresas bajo sospecha en esta causa: Aconra SA, que se dedica a la construcción; Dixey SA, que produce indumentaria de trabajo y deportiva, y Iarai SA, una prestadora médica. Todas están vinculadas a la familia Moyano.

La decisión judicial se conoce en medio de tensiones cruzadas entre el dirigente sindical y el gobierno de Mauricio Macri, de cara a la marcha del 21 de febrero, en la que espera movilizar a 300 mil personas.

El dirigente sindical no se encuentra en su mejor momento. Mientras mantiene su pelea con la Casa Rosada, avanza este expediente. Este caso investiga la adquisición de dos propiedades en Parque Leloir y busca determinar si el dinero utilizado para la compra provino de la sobrefacturación al sindicato de Camioneros de Aconra, Dixey y Iarai.

La denuncia la presentó un funcionario del municipio de Vicente López que dijo haber recibido un anónimo. Coincide con los datos de un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF), que hoy está incorporado a la causa.

La medida había sido dispuesta en diciembre, pero se mantuvo en reserva hasta la notificación al fiscal, que fue después de la feria.

Comentá y expresate