El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires aplica cambios en su sistema de estacionamiento. Las nuevas medidas, aprobadas en la Legislatura porteña, buscan una disminución en la cantidad de señalización vertical y una mejora en la cantidad de reglas de estacionamiento que simplificará el ordenamiento del tránsito, según fundamentó el diputado Matías López, presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte.

Entre los cambio más importantes, está el hecho de que a partir del año que viene se podrá aparcar el vehículo en ambos lados de las calles, tanto en el costado derecho como el izquierdo. Hasta ahora, había estado prohibido estacionar del lado izquierdo. La normativa empezará a regir en 2023.

image.png

También quedó prohibido estacionar durante 24 horas en pasajes, calles donde corre el carril del Metrobús o en aquellas que tienen ciclovías. Al mismo tiempo, en Buenos Aires tampoco será posible estacionar en avenidas de 7 a 21 hs., en ninguno de los dos márgenes. Además, habrá cordones pintados de color naranja que indicarán los lugares destinados al estacionamiento exclusivo de ciclorodados y motovehículos.

"Se buscó que sean más claros los espacios de estacionamiento y pasar de nueve a tres reglas de fácil comprensión", dijo Matías López. Las nuevas normativas fueron aprobadas con 31 votos a favor y 24 negativos, y se aplicarán en las 2.100 calles, 150 pasajes y 230 avenidas existentes en la Ciudad.

En otro apartado, se alteró la logística de carga y descarga de mercaderías. A partir de estos cambios, la permanencia en los lugares y horarios permitidos no puede superar los 30 minutos. Una vez excedido ese tiempo, se considerará como estacionamiento y será infracción.

Cuestionamientos de la oposición

Para sectores de la oposición en Buenos Aires, se trata de una medida "recaudatoria" del Gobierno local y que no busca favorecer a la ciudadanía.

auto.jpg

Por caso, Juan Pablo Modarelli, legislador del Frente de Todos, opinó que esas tres reglas nuevas "vienen a condicionar el Código a una necesidad del Ejecutivo de la ampliación del estacionamiento medido en la Ciudad". Y agregó que "donde hay un problema, hay una tarifa". Para él, se trata de una mera simplificación que busca "allanar espacios" para cobrar a los que estacionan de mano izquierda.

Por su parte, el legislador Matías Barroetaveña señaló que "esta ley es partícipe necesaria de una estafa que es el estacionamiento medido". En esa línea, el diputado del FIT Gabriel Solano cree que "lo que se está planteando es un negocio a partir de los lugares adiciones para tener que pagar". También alertó sobre "el impacto ambiental" de la medida porque "prioriza el uso del transporte privado, como es el auto, en detrimento del transporte público".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate