Esta semana, el Tribunal Oral Federal N°1 de Mar del Plata condenó a seis integrantes de una banda dedicada a vender drogas y al lavado de dinero a través del ingreso de dólares falsos a los Estados Unidos.

La investigación determinó que la organización captaba personas en situación de vulnerabilidad para usarlas como mulas y así poder realizar sus operaciones de transporte. Los acusados se reconocieron culpables durante el proceso judicial.

Los involucrados llevaban una vida de altos lujos que compartían en sus redes sociales: autos Porsche y habanos en viajes a Roma y Miami.Todo esto, según la causa, financiado con el sufrimiento de mujeres pobres.

gaston russo.jpg

Los imputados, dos hombres y cuatro mujeres, recibieron penas que van entre dos y seis años, por una sentencia dictada por el juez Fernando Machado Pelloni, luego de homologar un acuerdo de juicio abreviado gestionado por el fiscal Juan Manuel Pettigiani con los acusados. De acuerdo con información del Ministerio Público Fiscal de la Nación, en el marco de la misma causa se dispuso también la suspensión de juicio a prueba sobre dos acusados más, mientras que otras dos personas resultaron absueltas.

Según el fallo, la organización operó entre 2009 y 2018, comercializando drogas en Mar del Plata y sus alrededores e ingresando dólares falsos a Estados Unidos.

Los condenados

El líder de la banda, Gastón Maximiliano Russo, de 48 años, fue condenado a seis años de prisión que cumplirá de manera domiciliaria por contrabando de estupefacientes en grado de tentativa, tenencia de estupefacientes y lavado de activos. Su hermano, Walter Russo, de 44 años, fue condenado por los dos últimos delitos a 4 años de prisión, al igual que María Luciana Milano, de 63 años.

Por su parte, Cintia Eliana Patri Guerrero, de 35 años y Pablo Ezequiel Castagnino, de 30 fueron condenados 3 años de prisión. Cristian Ricardo Palomeque, de 39 años, recibió una pena de 2 años como partícipe secundario en el delito de lavado. Milano fue condenada también por tenencia ilegítima de armas.

Cómo operaban

Según la investigación, los diez acusados -que mantienen relaciones familiares, parentesco político y vínculos de amistad - empleaban varias líneas telefónicas y contaban con armas para lograr su objetivo. La causa afirma que intentaron enviar cuatro kilos de cocaína por correo desde Uruguay a España y transportar a través de una mula 6,5 kilos de la misma droga en un equipaje desde Ezeiza, pero la mula fue detenida en el aeropuerto.

Incluso, algunos miembros de la organización habían sido condenados por la Justicia de Uruguay en 2009 por contrabandear cocaína a través de artesanías a España, aunque siguieron operando.

La investigación dice que en Mar del Plata “distribuían directamente a los consumidores o bien a otros redistribuidores, utilizando para ello a un menor de edad para la venta”.

Una vez dentro de los Estados Unidos, las mulas eran recibidas por otros miembros de la organización, quienes realizaban operaciones comerciales con la divisa falsa en el mercado estadounidense, a través de compras o reenvíos de giros postales con compañías que brindan este servicio. De esa manera hacían regresar dólares genuinos a la Argentina.

Algunos miembros fueron descubiertos y detenidos en el país norteamericano, lo que conllevó a la detención de la banda.

Cómo fueron descubiertos

En noviembre de 2017 fueron detenidas en Estados Unidos varias personas de la banda, mientras intentaban girar 3.500 dólares falsos a través de Western Union a sus cómplices en Argentina. En esa ocasión también se encontraron otros 5.600 billetes falsos en el auto de alquiler que manejaban, junto con 150.900 dólares de origen peruano guardados en un casillero alquilado.

Llevaban una vida de lujo

Con las ganancias, los acusados compraron -entre varias cosas- vehículos de alta gama o inmuebles que inscribían a nombre de terceras personas que actuaban como testaferros. En el fallo quedó descripto algunos de los lujosos autos que adquirieron.

Se trata de un Audi modelo AS, un Volkswagen Golf, un Peugeot modelo 208, otro Volkswagen Polo, un Peugeot modelo Partner y un BMW ETD 957 que fueron secuestrados en los procedimientos realizados el día 1 de junio de 2018.

Comentá y expresate