La madre de Ezequiel Lamas, el adolescente muerto luego de haber sido golpeado por otro joven que lo acusó de intentar robarle a una turista en Miramar, dijo hoy que ella perdonó al presunto homicida, a quien le pidió que "no lo vuelva a hacer más".

"Quiero que este muchacho pida perdón a Dios por lo que hizo y que no lo vuelva a hacer más, yo como madre lo perdono porque no soy nadie para juzgar", dijo Liliana, madre de Lamas.

Además, se quejó del comportamiento de los policías que estuvieron en el momento del hecho porque según ella "no hicieron nada". "La Policía no hacía nada, creo que está para cuidar al prójimo y no para dejarlo tirado, si hubiesen actuado más rápido podrían hacer algo", afirmó Liliana, quien contó que Ezequiel llegó al hospital con su "cabecita muy destrozada".

Respecto de su hijo, dijo que era "una persona inocente y un chico sano" que estaba de vacaciones en Miramar como si fuese "una aventura y un sueño para él" porque estaba con sus cuatro amigos.

"Estaba feliz porque se iba con sus amigos a conocer la pista para andar en skate y cuando el viernes estaba paseando chocó sin querer a la señora que llevaba a una nena de la mano, él le pidió disculpas", relató.

De acuerdo a su testimonio, ellos se retiraron y cuando volvieron vieron un tumulto, tras lo cual se acercaron y la señora dijo a la policía: "Ellos me quisieron robar, tienen armas".

Tras revisarlos, los efectivos no encontraron nada, solamente "unos encendedores que tenían ellos que se habían comprado como símbolo de amistad".

"En ese momento viene alguien de afuera le pega a mi hijo y lo deja inconsciente, se sentía mareado, llegó al hospital muy lastimado", indicó Liliana, quien cree que falleció a raíz del golpe que fue "muy brutal".

Comentá y expresate