Carolina Carrillo, la marplatense que integra el equipo de científicos argentinos que desarrolló un nuevo test para detectar en forma más rápida el Covid-19, se recibió de bióloga en la Universidad Nacional de Mar del Plata y luego partió a Buenos Aires, donde realizó el doctorado para luego iniciar la carrera de investigadora científica del Conicet.

El logro de Carolina se explica desde distintos factores que forman parte de un todo: un proceso de investigación que se inició en 2011 para diagnosticar otras enfermedades (como dengue, chagas y chikungunya) y que se convirtió en un camino recorrido clave para impulsar el desarrollo del nuevo test, el apoyo de los ministerios de Ciencia y Salud en los últimos meses y, por qué no, el sueño que la impulsó desde chica: “Quería curar todas las enfermedades”, explicó en diálogo con Telediario.

"Yo siempre tuve una vocación científica. Desde muy pequeña tuve una atracción muy grande por preguntarme por qué sucedían las cosas y para qué. Tenía el deseo de curar todas las enfermedades y lograr un equilibrio ecológico", explicó Carolina. "En términos reales no me imaginaba esto. En términos de fantasía, yo estaba segura que hasta el premio nobel no paraba. Así que todavía estoy lejos del sueño", agregó entre risas.

"Haber podido desarrollar esto en tan poco tiempo fue gracias al ANMAT y al acompañamiento del ministerio de Ciencia y también del ministerio de Salud. Fueron muchas instituciones y planetas alineados que permitieron que esto salga pronto", señaló Carolina, quien agregó que “todo este camino recorrido desde 2011, más la experiencia de dengue y chikungunya nos permitió poder adaptar toda esa experiencia a este virus”.

A su vez, Carolina se refirió a las particularidades que ofrece el nuevo kit: "Es una detección rápida pero no es serológica. Los tests serológicos en muchos casos sí funcionan, pero responden otra pregunta. Para responder la pregunta de si esta persona tiene el virus están los métodos moleculares. Este método es rápido como los serológicos pero es de base molecular. Es más rápida que la PCR, más fácil de operar y no requiere de un equipamiento complejo", detalló.

"Empezamos a tomar conciencia del impacto que tiene esto en función de las repercusiones. Ver todas estas emociones que despierta este desarrollo nos empieza a dar magnitud de lo que estamos haciendo", remarcó Carolina, quien sacó pecho por el logro de la ciencia nacional: "Existen solo dos kits aprobados en el mundo: uno en Japón y el otro es el nuestro".

Comentá y expresate