El propio Luis Scola, MPV en la semifinal que el equipo nacional de básquet le ganó a Francia, se encargó de aclarar hace algún tiempo que nada de lo que está ocurriendo con este equipo en este Mundial de China se puede llamar sorpresa o elevar a la categoría de milagro.

Además de la extrema preparación que los mantiene hace casi dos meses en viaje y lejos de sus familias, más allá del despliegue en la cancha que se ganó elogios en todo el mundo, detrás hay un trabajo que excede lo táctico y contribuye a que el rendimiento físico sea el mejor en cada uno de los doce jugadores del plantel.

Según Scola, nada de lo que está ocurriendo con este equipo en este Mundial de China se puede llamar sorpresa o elevar a la categoría de milagro.

Los propios integrantes del conjunto que conduce Sergio Hernández, ex entrenador de Peñarol de Mar del Plata, reconocen que en buena medida lo que están logrando tiene que ver con un cambio radical en la alimentación que es parte de la planificación para esta cita, la más importante que tienen en los últimos años y la que puede devolverlos al umbral de gloria que ya conocieron en los Juegos Olímpicos de Atenas.

selecionado basquet.jpg

Scola, con 39 años, está participando en cancha con una cantidad de minutos impensada para su edad. El plan de alimentación que afronta en particular durante esta concentración es parte del secreto que, por ejemplo, para esta instancia se limita a tan solo dos comidas diarias.

En esta original dieta el veterano jugador no desayuna ni merienda. Lejos de la tradicional recomendación profesional que apunta a un orden y varias comidas al días, en este caso solo tiene almuerzo y cena. Las infusiones son libre y a ellas apela entre una y otra escala en la mesa.

Al levantarse solo tiene recomendado té, café o mate. Los primeros sólidos que ingiere llegan luego del entrenamiento,

Al levantarse solo tiene recomendado té, café o mate. Los primeros sólidos que ingiere llegan luego del entrenamiento, que se extiende a diario hasta más allá del mediodía. Por la tarde vuelven las infusiones hasta que se sirve el último plato del día, ya antes de ir a dormir.

A la hora de comer tiene a disposición variedades de pescado, verduras, huevos, palta, coco y frutos secos. Y escapa de las pastas, grasas, lácteos, harinas y alimentos azucarados.

Hay una fuerte apuesta por las grasas buenas, que se encuentran en lapalta, almendras, nueces, avellanas y el coco y sus derivados.

Los responsables del diseño de esta dieta, que tiene adaptaciones y particularidades para cada uno de los jugadores, advierten que está pensada para jugadores de élite y frente a una expectativa de rendimiento. Por eso aclaran que no es saludable para cualquier persona sin exclusiva para deportistas expuestos a máximas exigencias.

Comentá y expresate