Si algo nos ha dado esta pandemia es el deseo de librarnos del recuerdo de las restricciones y despojarnos del chándal a favor de la vestimenta sexy. Cómo ha oscilado el péndulo. Hace tan sólo un año, la vestimenta de descanso respondía a nuestra necesidad de comodidad en los confines del encierro, pero ahora hay una necesidad inherente de contacto humano que aflora con los looks que dejan al descubierto la piel. Debido a la crisis del contacto y a la privación de ver a la gente en persona -y mucho menos de tocarla-, hemos pasado al "verano caliente" de 2021 o al "verano del amor". Es la primera vez en mucho tiempo que vemos a los consumidores presumir seriamente de su piel, y el razonamiento emocional que hay detrás tiene un poder duradero hasta 2022 y más allá.

moda 1.jpg

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Por supuesto, este cambio no se ha producido de la noche a la mañana. En la primavera de 2021, las ofertas de ropa de dormir empezaron a presentar diseños más sensuales, en parte debido al cansancio con respecto a los pantalones de chándal y, sobre todo, por un creciente sentimiento de optimismo, ya que las tasas de vacunación iban en aumento. Los vestidos slip de Skims, lanzados en marzo de este año, convencieron a las mujeres de invertir en ropa de dormir sexy, haciéndose virales en la plataforma de redes sociales TikTok, y transformándose para el otoño con una sensual actualización en forma de ojo de cerradura. A medida que nos alejamos de las sudaderas y las prendas de descanso, los jerséis y las prendas de punto se abren paso, ofreciendo un look elevado que trasciende fácilmente de la ropa interior a la exterior. El factor comodidad siempre ha sido fundamental en las prendas de punto, pero lo que ha empezado a cambiar han sido las siluetas. En lugar de las formas sobredimensionadas, los estilos se acercan más al cuerpo, a menudo con el apoyo de los tejidos de punto de canalé. Aunque esta transformación incluía muchos conjuntos de punto, lo que también surgió en el verano fueron los vestidos de rectos de punto con recortes, popularizados por el vestido Serita de Cult Gaia y uno de los favoritos de la top modelo Hailey Bieber y la famosa familia estadounidense Jenner. La forma de columna es indudablemente sexy con la colocación de recortes en el lateral o en la espalda y sigue siendo un estilo clave en las colecciones de Primavera 2022.

La acumulación

Añadiendo más leña al fuego per se, algunas marcas han apostado por campañas publicitarias dignas de la lujuria que ponen el foco en la intimidad. El anuncio más sorprendente es el de la firma sartorial Suit Supply "The New Normal", en el que se muestra una orgía de hombres y mujeres en ropa interior, excepto uno con traje. El hecho de que el anuncio saliera a principios de año resultó un poco prematuro, mientras que Diesel (que no es ajeno a los anuncios sexys), presentó una campaña similar en la misma época. Bajo el título "When Together", los anuncios de Diesel ofrecían una explicación muy cercana, describiendo los anuncios como "un retrato de la ausencia y el deseo contado a través de las palabras de amantes que han experimentado tanto el tiempo de separación como la intensa reconexión que le sigue". Más recientemente, en la sensual campaña Skims de Otoño 21, Megan Fox y Kourtney Kardashian posaron juntas en ropa interior dándose de comer fruta. Como comentó Paris Hilton, es sexy, y realmente no hace falta más descripción.

¿Qué es sexy ahora?

Sin duda, las siluetas se han acercado más al cuerpo, como demuestra el regreso de prendas como los vestidos body-con, que ahora adquieren un toque contemporáneo con detalles como los fruncidos, los recortes y los drapeados. La idea de volver a centrar la atención en el cuerpo puede atribuirse a la actual tendencia por vestirse de forma sexy y a una nueva temporada de exuberancia sensual. En las pasarelas, hemos visto a los diseñadores abrazar la sensualidad en la vestimenta a través de la exhibición de grandes cantidades de piel, donde las prendas se confeccionan con precisión para dejar muy poco a la imaginación. Los expresivos recortes, aplicados en todas partes, desde el escote hasta los huesos de la cadera, exponen la obsesión de la moda por las nuevas zonas erógenas: revelando los hombros y la clavícula a través de escotes halter, de un solo hombro y tops sin tirantes que se sienten liberadores e inclusivos a la vez. Los recortes en la cadera en forma de híbrido tanga-pantalón también pueden ser atrevidos y excitantes, y triunfan especialmente con la generación Z.

moda 2.jpg

De hecho, cuando los consumidores compran nuevas prendas para "salir", vestirse y desvestirse están estrechamente relacionados. Los recortes sexys son la base de las nuevas prendas, desde los vestidos hasta los tops, e incluso de los básicos de invierno, como los cárdigans con diseños abiertos por delante y sin nada debajo, como el cárdigan con cierre de logotipo de Jacquemus, otro éxito entre los más jóvenes. Pero la tendencia a dejar la piel al descubierto también ha rescatado en la moda (paradójicamente) otras prendas. Las minifaldas, por ejemplo, estuvieron presentes en todas las pasarelas, desde las microminis de Miu Miu hasta los minitrajes de tweed actualizados de Chanel. Después de temporadas en las que los dobladillos midi han dominado la clasificación de las faldas, las minis parecen estar creando una nueva sensación de deseo de actualizar las ofertas de primavera. El look se completa con siluetas igualmente reveladoras, como los tops tipo corpiño, para maximizar la piel visible. Estas prendas despiertan sin duda el entusiasmo de un público cada vez más motivado por la sed de algo nuevo, que en este caso resulta ser la revelación del cuerpo.

Nuevo y destacado

Este no es el sexy de los Aughts por varias razones. Una generación más joven de diseñadores lo está impulsando, además de los nombres de lujo establecidos. La diseñadora londinense Nensi Dojaka, que acaba de ganar el premio LVMH 2021 y es una de las favoritas de Dua Lipa, es una de las protagonistas de esta nueva tendencia sexy, con sus característicos vestidos de fiesta ahustados y detalles de lencería. Otros diseñadores a tener en cuenta son Supriya Lele, Rejina Pyo, KNWLS y Ottolinger. Cabe destacar que esta nueva tropa de diseñadores son todas mujeres que diseñan para mujeres, lo que desplaza la conversación de la mirada masculina a lo que las mujeres realmente quieren llevar para sentirse sexy.

moda 3.jpg

Lo que también hace que este cambio general sea diferente de la mayoría de las tendencias, es que normalmente no hay una estética específica asignada a la vestimenta sexy. Por ejemplo, los recortes se aplican con la misma facilidad a los looks deportivos de Stella McCartney que a los catsuits discotequeros de Saint Laurent. La única excepción a la fluidez de las tendencias es que esta nueva ola de conciencia corporal resuena especialmente entre la gente obsesionada con el efecto 2000; un buen ejemplo es Blumarine, con sus microshorts y sus cardigans anudados.

Al final, la vestimenta sexy de esta década viene acompañada de un renovado sentido de liberación y una dosis de escapismo pospandémico. A diferencia de la versión de los años 00, la ropa sexy ahora está más en contacto con lo que hace sentir a quien la lleva, en lugar de estar al servicio de la mirada masculina. La ropa sexy es para todo el mundo, con dobladillos altos y siluetas ajustadas, llevando la conciencia del cuerpo, literalmente, a nuevas cotas.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate