Jessica Hanson es una enfermera de emergencias que trabaja en un hospital de Arizona, Estados Unidos. Y sufrió una de las peores desgracias de la vida: perdió a un hijo. En un testimonio que reprodujo la BBC el 13 de febrero, la mujer elige otro camino para contar su tragedia. Y busca dar un mensaje inspirador para aquellas familias que puedan transitar por un camino similar.

Ella le cuenta al medio británico que estaba en su casa recuperándose después de una cirugía de amígdalas. Pero un grito angustiado de su marido terminó con su calma. Bajó rápido las escaleras y encontró a su hijo Mason, de casi dos años, cubierto de sangre.

Un accidente doméstico hizo que el esposo de la mujer atropellara a su hijo con el auto, justo cuando ingresaba a su casa. El menor de 22 meses murió. Y a partir de allí todo cambió para siempre.

Sin embargo, Jessica eligió otro camino. No se refugió en el dolor, sino que experimentó lo que ella llama "una muerte hermosa". A partir de ese momento, comenzó a entrenar médicos y enfermeras para que sepan cómo trabajar con los familiares de los fallecidos.

Mama.jpg

“A Mason le encantaba bailar y salir. Entraba a una habitación y todo el mundo se daba la vuelta a mirarlo por la energía que tenía”, le cuenta Hanson al programa Outlook de la BBC. “Era un niño lleno de vida, era todo lo que quiero en un ser humano”.

Jessica cuenta que el click se produjo cuando ella estuvo en la sala de emergencias con su pequeño hijo, instantes antes de que él falleciera. Allí comenzó a pensar la muerte de otra manera.

“La muerte de Mason fue hermosa”, dice y reconoce que “hermosa” es un palabra un poco extraña para hablar de algo tan terrible como la muerte.

“Lo que quiero decir es que hay pocos momentos en la vida en que el tiempo se detiene. Piensa en cuando el amor de tu vida te dice que quiere casarse contigo, o cuando tenés un hijo, pero también está ese momento en que alguien se muere, y es increíblemente hermoso si te permites verlo”, le dice a la BBC.

“Cuando hablas con otra gente sobre la experiencia de la muerte, si te hablan desde un lugar íntimo y profundo sobre cómo interpretaron la muerte de sus seres queridos, muchas veces escucharás que fue increíble, que fue todo lo que imaginaban”.

Hanson, que por su trabajo participó de muchas emergencias y vio muchas muertes, ahora cree haber aprendido cómo hacer para que una muerte sea hermosa.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate