Hoy en día muchos padres y familias utilizan "códigos" internos para poder advertir si alguno de ellos está en peligro. En el país algunos utilizan frases o nombres clave ante supuestas llamadas de familiares pidiendo ayuda, o ante personas que tocan el timbre y dicen que vienen de parte de tal o cual familiar. Ahora esa estrategia salvó a una nena de 11 años de ser secuestrada en Estados Unidos.

La menor caminaba junto a un amigo cerca de un parque en San Tan Valley, cuando una persona que manejaba una camioneta se les acercó para ganarse la confianza.

El hombre le dijo a la chica que sus hermanos habían tenido un grave accidente y que ella debía acompañarlo. La menor recordó un consejo de su mamá y le pidió al hombre que le proporcionara la "palabra clave". El hombre no la supo y se escapó del lugar.

Brenda James, la mamá de la nena, contó a la BBC que había escuchado el uso de esa técnica y decidió aplicarla. La familia no divulgó cuál fue la palabra que ayudó a la nena a escapar del adulto. En ese sentido, organizaciones que trabajan en ese tipo de delitos divulgaron una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

En primer lugar, no poner el nombre de los chicos en su ropa o en sus mochilas en forma visible, ya que los menores suelen confiar en los adultos que conocen sus nombres.

Además, hablar con los pequeños para explicarles que las cosas no sólo pasan en Internet o en las películas, sino que ellos deben estar preparados cuando salen de sus casas.

Asimismo no está de más tener fotos recientes de los menores, ya que es una de las primeras cosas que pide la Policía ante situaciones de descuido o si los chicos se perdieron o se desorientaron en la vía pública.

Comentá y expresate