La icónica diseñadora de moda Kate Spade -55 años- se suicidó esta mañana en su lujoso apartamento de Park Avenue, en Nueva York y dejó una triste nota a su hija de 13 años. La carta, corta, pero contundente, fue hallada en la cama de la suite principal, junto a su cuerpo.

"Bea, siempre te he amado. Esto no es tu culpa. ¡Pregúntale a papá!", indicó en sus últimas palabras escritas Spade cuya muerte impactó a la industria.

El cadáver de la diseñadora fue hallado por la ama de llaves de la propiedad, quien indicó a los investigadores que estaba colgando de una bufanda amarrada a la puerta de un ropero. En su declaración, la mujer dijo -de acuerdo al sitio TMZ– y que al tocarla su cuerpo estaba frío y sin respuesta.

Diseñadora.jpg

Al observar aterrada la escena, la mujer bajó urgente por las escalinatas del edificio a buscar al superintendente, quien cortó la bufanda y le practicó primeros auxilios a la malograda diseñadora. Minutos después, al llegar los socorristas, la declararon muerta en la escena.

Aunque originaria de Kansas City (Misuri), Spade encarnaba el espíritu neoyorquino. Estudió periodismo y trabajó inicialmente como editora de accesorios en la revista Mademoiselle. En 1993 fundó con su pareja, el publicitario Andy Spade, una marca alegre, con dosis de retro y nerd, que alcanzó la fama.

Primero produjo coloridas carteras que se volvieron icónicas y se tornaron un símbolo de estatus para muchas jóvenes estadounidenses y de todo el mundo. Luego agregó una línea de vestimenta, a la que siguieron joyas, perfumes, zapatos, ropa de cama, de mesa y de bebé, y hasta una línea de papelería y regalos.

Comentá y expresate