Eduardo Martelli, número dos del ministro Andrés Ibarra, fue intimado por la Oficina Anticorrupción (OA) para que brinde aclaraciones sobre sus declaraciones juradas. El organismo de control tomó esa medida después de que el equipo argentino de Panama Papers revelara que el funcionario fue dueño y administrador de una sociedadpanameña titular de una casa en Punta del Este que en 2005 había vendido lotes en ese balneario uruguayo por millones de dólares.

Martelli, secretario de Modernización Administrativa, recibió la semana pasada una nota para que aclare su relación con la sociedad offshore panameña Cristina Finances SA, debido a que en los Panama Papers figuró como su apoderado y accionista. Una vez que el funcionario envíe su respuesta, la OA evaluará si corresponde iniciar una investigación.

"Se le hizo una solicitud de aclaración patrimonial a partir de los trascendidos periodísticos. Tiene un plazo de 10 días para responder", explicaron desde la OA. Y agregaron: "Según la información que envíe Martelli podría solicitarse la intervención de otro organismo como la Unidad de Información Financiera o la AFIP".

Según el funcionario, él solo fue dueño de Cristina Finances "por un día" y debido a un error administrativo, ya que el 7 de mayo de 2016 le cedió todas las acciones a una de sus hermanas. Por eso -sostuvo- no incluyó a la sociedad offshore panameña en su declaración jurada ante la OA. Para sustentar su versión, el funcionario exhibió un certificado de acciones de Cristina Finances a nombre de Andrea Martelli, con fecha del 7 de mayo de 2016. Es decir, 24 horas después de haberse emitido el primer papel a su nombre.

Pero ese certificado acumuló inconsistencias: fue firmado por alguien llamado Guillermo Domínguez como presidente nominativo de la sociedad, sin embargo según cotejó este medio en el Registro Público de Panamá, Domínguez recién asumió en ese cargo el 13 de octubre de 2016. Es decir, cinco meses después de la fecha de emisión de ese supuesto certificado.

Martelli explicó que pudo tratarse de una "fecha valor" y remitió la consulta a un familiar que señaló que fue una "equivocación" que habría cometido el estudio uruguayo Damiani, intermediario entre la familia Martelli y el bufete panameño Mossack Fonseca.

No fue la única contradicción del funcionario de Modernización. Martelli afirmó que el único activo de Cristina Finances fue una casa de veraneo de unos 200 metros cuadrados en Punta del Este, producto de una herencia después de la muerte de un familiar en 2002.

Pero la sociedad offshore panameña, que tenía acciones al portador, tenía más terreno en el pasado: una escritura de 2005 reveló que la firma vendió seis lotes aledaños a una constructora por una cifra millonaria y en dólares, algo que Martelli confirmó ante una nueva consulta periodística.

Comentá y expresate