El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, calificó al coronavirus como "enemigo de la humanidad" y alertó que "hay un número significativo de jóvenes que han fallecido" por el virus, por lo que las víctimas fatales no son solo mayores de 60 años.

“Se trata de una enfermedad grave. Aunque las cifras sugieren que las personas mayores de 60 años corren mayores riesgos, también ha muerto gente joven, e incluso niños”, advirtió.

Además anunció la puesta en marcha de un estudio a nivel mundial para trabajar en el tratamiento más eficaz contra el covid-19, que ya ha provocado más de 8000 muertes y 200.000 contagios. "Este gran estudio internacional está diseñado para generar los datos sólidos que necesitamos, para mostrar qué tratamientos son los más eficaces", detalló.

La Argentina, España, Bahrein, Canadá, Francia, Irán, Noruega, Sudáfrica, Suiza y Tailandia ya confirmaron que participarán en este ensayo clínico, que se conocerá como "Solidarity" (solidaridad en español), según adelantó Tedros, quien confía en que "muchos más países se unirán".

"El primer ensayo de la vacuna ya comenzó, solo 60 días después de que la secuencia genética del coronavirus fuera compartida. Este es un logro increíble. Elogiamos a los investigadores de todo el mundo que se reunieron para evaluar sistemáticamente las terapias experimentales. Pero múltiples ensayos pequeños con diferentes métodos pueden no darnos la clara y fuerte evidencia que necesitamos sobre qué tratamientos ayudan a salvar vidas", sostuvo.

Sin embargo, remarcó que antes de que haya un tratamiento, es importante que todos los países apliquen un "enfoque integral", con el objetivo de frenar la transmisión de Covid-19 y aplanar la curva. "Este enfoque está salvando vidas y ganando tiempo para el desarrollo de vacunas y tratamientos", resaltó.

El director del organismo sanitario internacional apuntó que las medidas de distanciamiento social, como la cancelación de eventos deportivos, conciertos y otras grandes reuniones pueden ayudar a disminuir la transmisión, reducir la carga en el sistema de salud y facilitar que las epidemias sean manejables, permitiendo medidas específicas y focalizadas.

Sin embargo, afirmó que para suprimir y controlar el coronavirus, los países deben "aislarse, hacer pruebas, tratar a los pacientes y rastrear los contactos" como "columna vertebral" de las medidas frente al virus. "Si no lo hacen, las cadenas de transmisión pueden continuar a un nivel bajo, y luego resurgir una vez que se levanten las medidas de distanciamiento físico", advirtió.

Comentá y expresate