Este jueves el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución que determina iniciar una investigación sobre posibles "crímenes de guerra" llevados a cabo por las fuerzas de Rusia en Ucrania, específicamente en los alrededores de Kiev y otros puntos. Por su parte, Rusia rechaza esta medida argumentando que se trata de un "ajuste de cuentas político".

En total, la moción contó con la aprobación de 33 países, mientras que 2 (China y Eritrea) votaron en contra. Además 12 países decidieron abstenerse: Armenia, Bolivia, Camerún, Cuba, India, Kazajstán, Namibia, Pakistán, Senegal, Sudán, Uzbekistán y Venezuela.

"La votación sigue a la creación en marzo de un panel independiente para investigar presuntas violaciones a los Derechos Humanos en Ucrania", dijeron desde el Consejo.

https://twitter.com/UN_HRC/status/1524785628067528705

Muchos miembros han cuestionado la decisión de China y Eritrea de votar en contra de la resolución. China es el país no involucrado que más presiones ha tenido desde que comenzó la guerra, ya que, como histórico aliado, Rusia espera que haya alineación contra Occidente; pero al mismo tiempo se le reclama la condena a la invasión de Ucrania.

El presidente chino, Xi Jinping, ha decidido mantener un discurso que muchos han considerado de "ambiguo".

Eritrea, en cambio, es uno de los países africanos con mayores conflictos políticos y, de hecho, es considerado el país con menor libertad de prensa del mundo. Desde 1991 que el dictador Isaías Afewerki gobierna el país.

Dentro de los países que se abstuvieron de votar figuran tres países latinoamericanos que, aunque cuestionan la violencia como método de resolución de conflictos, se han alineado con la visión geopolítica del presidente ruso Vladimir Putin: Bolivia, Cuba y Venezuela. Estos países también son apuntados en la región como "dictaduras" en donde no prima la libertad de expresión.

image.png

Crímenes de guerra en Ucrania

Esta reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue convocada por pedido de Ucrania, que viene solicitando medidas de este tipo desde episodios como los que se vieron en Bucha (Las duras imágenes de la masacre de Bucha que compartió Ucrania) o en Mariúpol (Se confirmaron 600 muertos en el bombardeo al Teatro Dramático de Mariúpol).

A través de una participación por videoconferencia, la viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania, Emine Dzhaparova, habló a los presentes sobre los cambios que trajo consigo la invasión rusa. "Miles de personas de mi país perdieron la vida. Los bombardeos y los disparos rusos forman parte de nuestra vida cotidiana", dijo.

La funcionaria denunció ante la ONU que las fuerzas rusas han cometido en Ucrania actos de tortura, desapariciones forzadas y violencia sexual y de género.

Numerosos lideres diplomáticos se alinearon a los pedidos internacionales y han expresado su solidaridad con el pueblo ucraniano, denunciando el accionar de Rusia en el territorio vecino.

image.png

"Acojo con beneplácito la adopción de la resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que refuerza la investigación de los crímenes de guerra de Rusia en los territorios ucranianos recientemente liberados y en Mariúpol. Los perpetradores de estos crímenes bárbaros serán llevados ante la justicia", publicó en su cuenta de Twitter el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba.

Por su parte, Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, indicó que desde su departamento siguen verificando las múltiples acusaciones contra Rusia. Cabe recordar que Bachelet ya afirmó que el Ejército ruso llevó a cabo acciones que podrían ser vistas como "crímenes de guerra".

“La extensión de las ejecuciones ilegales, incluyendo los indicios de ejecuciones sumarias en las zonas del norte de Kiev es espeluznante”, dijo.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate