Mar del Plata retrocede este sábado a la fase 3 del aislamiento social y preventivo por la pandemia del coronavirus. La medida fue tomada por el intendente Guillermo Montenegro ante la ola de contagios en General Pueyrredon. Y una gran parte de los marplatenses expresó su indignación por la "falta de conciencia" de quienes no respetan las medidas sanitarias.

Por diez días hay comercios y otros rubros que deberán cerrar sus puertas o cambiar las modalidades de venta.Con esto se pretende reducir la circulación de gente en distintos puntos de la ciudad.

"Es un desastre. Nadie se cuidó como debía. Esta calle (Güemes) parecía la peatonal los fines de semana", indicó una joven a Telediario, el noticiero de Canal Diez. Otro vecino sostuvo: "La gente estaba confiada y no cumplía. Hay que tomar un poquito de conciencia para evitar la propagación del virus".

Embed

Otro marplatense, empresario gastronómico, opinó: "Sufre la industria gastronómica, textil o al construcción y todos los que tienen que cerrar a partir de este sábado. No vemos un futuro cercano para recuperarnos", manifestó.

“La sociedad está un poco desconfiada (de las medidas)”, consideró una mujer. “Cada uno tiene una responsabilidad. Antes de que crecieran los casos nos cuidábamos. Ahora debería ser más que nunca (los cuidados para la prevención) porque se diseminó el virus”, opinó su amiga.

Con este cuadro quedan interrumpidas numerosas actividades en la ciudad que se habían reabierto a partir del trabajo consensuado entre concejales, funcionarios y personal de salud que conforman la Comisión de Reactivación Económica.

Desde allí surgieron pedidos para reiniciar 54 actividades en el marco de la pandemia, las cuales fueron autorizadas por el Departamento Ejecutivo mediante decretos. Sin embargo, ahora se suspenden la mayoría, como las obras de construcción del ámbito privado y el sector gastronómico, donde solo se permitirá implementar el delivery y el sistema take away. Los locales permanecen abiertos pero no pueden ingresar los clientes.

A partir de esta medida también deberán permanecer cerrados gimnasios y shoppings.

Tampoco se podrán realizar las actividades religiosas, el trabajo de personal auxiliar en casas particulares, la venta al por menor de productos textiles, prendas de vestir, juguetes y calzados en comercios de cercanía, ferias itinerantes de alimentos, servicios de lavadero de autos, gestoría, ensayos de obras musicales o teatrales y asistencia a espacios culturales.

“Esta es la semana más crítica desde el comienzo de la pandemia en la ciudad. No es transmitir un mensaje alarmista ni generar miedo, sino hablar como lo hicimos siempre, con la verdad y la realidad" enfatizó el jefe comunal en el video donde confirmó que Mar del Plata daría marcha atrás hasta el 6 de septiembre a última hora.

Comentá y expresate