Se agravó la desigualdad en el primer trimestre y la brecha de ingresos entre el decil más rico y el más pobre de la población se amplió de 20 a 21 veces en un año, informó el Indec. Una fiel muestra de que la crisis no golpeó a todos por igual. En base a este informe y a otros datos oficiales, dos mediciones privadas calcularon que la pobreza se disparó al 35% en el "semestre móvil" que va desde octubre de 2018 a marzo de 2019, lo que implica que en un año hubo casi 4 millones de nuevos pobres. Así, alcanzó su peor nivel desde 2008.

La megadevaluación y su impacto inflacionario pulverizó los ingresos de todos los sectores, pero mientras el 10% más rico perdió 14,9% en términos reales, el más pobre cedió 18,6%. Eso explica el salto simultáneo de la pobreza y la desigualdad. Claro que en el decil superior conviven multimillonarios, algunos de los cuales salieron ganando, con trabajadores de altos ingresos, publicó BAE Negocios.

De esta manera, el ingreso per cápita familiar del decil más pobre representó apenas el 1,5% del total. En cambio, el 10% más rico aglutina 32,8% del ingreso total. El correlato fue una importante suba del coeficiente de Gini (ver gráfico) de 0,440 a 0,447 en sólo un año. En este indicador, 0 equivale a la igualdad absoluta y 1 representa la desigualdad absoluta.

La Dirección de Estadística del Gobierno porteño también publicó ayer los números de distribución del ingreso de CABA. Aquí, la brecha entre los más ricos y los más pobres pasó de 16 veces en el primer trimestre de 2018 a 20 veces en el mismo lapso de este año. En el mismo trimestre de 2015, antes de la asunción de Mauricio Macri, la distancia era de 15 veces.

A partir de la evolución de los ingresos y los datos de la canasta básica total y alimentaria del Indec, Daniel Schteingart, analista del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), estimó que la pobreza trepó al 35,2% en el período que comprende el cuarto trimestre de 2018 y el primero de 2019. Un dato que el organismo estadístico no publicará ya que sólo da a conocer los números de los semestre calendario. Esto significa que el porcentaje de argentinos que no llega a cubrir sus necesidades básicas trepó 9 puntos en un año. Cuatro millones de personas pasaron a ser pobres en ese lapso, la mayor suba desde la crisis de 2002. Esto significa que más de 15 millones de habitantes viven en situación de pobreza. Schteingart, además, planteó que la indigencia llegó al 7,3% en ese período, el valor más alto desde 2014.

Una estimación similar, elaborada por Martín González Rozada, econometrista de la Universidad Torcuato Di Tella, calculó una tasa de pobreza del 34,8% para el mismo lapso.

Tras el 32% del segundo semestre, habrá que esperar hasta septiembre para conocer el próximo dato oficial correspondiente a la primera mitad de este año. Pero los números difundidos ayer por el Indec, sumados a que el salario real siguió en fuerte baja en los últimos meses, sugieren un escenario preocupante.

"Creo que el pico es el primer trimestre. Probablemente el dato del segundo trimestre sea marginalmente mejor. Pero estimo que el dato del Indec del primer semestre calendario va a rondar entre 34% y 35%", proyectó el analista del IET.

Comentá y expresate