La Policía Federal llegó a la sede del Partido Justicialista en la calle Matheu para notificar a las autoridades desplazadas por la jueza María Servini de Cubría de la presentación realizada por Luis Barrionuevo, flamante interventor, para hacerse cargo. El sindicalista denunció que el José Luis Gioja, hasta ahora presidente de esa fuerza, se encuentra encerrado en una oficina y resiste la orden judicial, por lo que solicitó el desalojo.

La jueza federal María Romilda Servini de Cubría había decidido la intervención del Partido Justicialista nacionaly designó como interventor judicial al líder del gremio gastronómico. El histórico sindicalista deberá "producir los actos necesarios tendientes a la normalización partidaria".

Pero esa misión todavía no pudo realizarse: el líder sindical reveló que Gioja "se encerró en una oficina, no quiere hablar y dice que van a apelar. Yo asumí la intervención y por eso vamos a pedir su desalojo". Así, Barrionuevo se dirigió a la seccional 6° de la Policía de la Ciudad, en Monserrat, para pedir el desalojo de Gioja y el resto de los miembros de la conducción partidaria que resisten en la sede del PJ.

Fuentes policiales informaron que se chequeó la negativa del diputado Gioja de abandonar la sede. Y dispusieron la implantación de un servicio policial que impida nuevos ingresos al local partidario y permita la salida "irrestricta".

“Si quieren entrar, que tiren la puerta”. Mezcla de humorada y de advertencia, esa fue la respuesta que se escuchó en la oficina de Gioja ante la confirmación de que había una consigna de la Policía de la Ciudad en la puerta de la sede.

Gioja, que más temprano habló con Luis Barrionuevo, permanece dentro del edificio junto a varios dirigentes y a un grupo de casi un centenar de militantes. Por la tarde ingresó Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas y vice del PJ, y también se hizo presente Gustavo Menéndez, presidente del PJ bonaerense. Otro que está presente es el ex intendente de 3 de Febrero, Hugo Curto, la diputada Cristina Alvarez Rodríguez, la senadora Pilati de Vergara y la diputada de San Juan Sandra Castro.

También el dirigente Nicolás Rodríguez Saá y militantes de la JP que armaron un cordón en la puerta de ingreso para bloquear el ingreso de los efectivos de la polícía de la Ciudad.

Más temprano estuvo el diputado Guillermo Carmona y el apoderado Jorge Landau.

“Van a querer entrar al atadecer. En el prime time para hacer show”, explicaron desde adentro del edificio.

En paralelo, Horacio Ferro, abogado de Barrionuevo, que fue patrocinante en la demanda que derivó en la intervención, está en la comisaría 6 para pedir que se haga cumplir la orden de desaojo de la sede partidaria.

"Hay una clara intromisión del presidente Macri en la vida del Partido Justicialista", denunció el diputado y presidente desplazado en la puerta de la sede histórica del PJ.

"Barrionuevo no es afiliado del PJ. Está afiliado a un partido provincial en Catamarca", dijo el diputado.

Comentá y expresate