La renuncia de Christine Lagarde a la dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI) generó sorpresa, a pesar de que en el ministerio de Hacienda había llegado el rumor. La ejecutiva francesa se desprendió, por un tiempo, en medio de arduas negociaciones entre funcionarios de la Unión Europea en Bruselas, donde hace pocas horas se firmó el acuerdo entre ese bloque comercial y el Mercosur.

El alejamiento de Lagarde no se trató en la breve reunión que la francesa tuvo con el presidente Mauricio Macri en el G20 de Osaka, la semana pasada, ni en otras reuniones recientes con Nicolás Dujovne y otros funcionarios.

Tampoco, fue un tema que se tocó en los encuentros de la semana pasada entre funcionarios del FMI, como Alejandro Werner, encargado del Hemisferio Occidental en el organismo y los presidenciables de la oposición, Alberto Fernández y Roberto Lavagna, según publicó Infobae.

"Hubo sorpresa, pero sabíamos que podía pasar. No va a cambiar nada en la relación con el Fondo ni el préstamo", dijeron en Casa Rosada.

Y desde Hacienda remarcaron: "Estamos muy agradecidos con ella, su apoyo fue fundamental y hay una gran relación que se fue construyendo de a poco, pero el préstamo lo dio el Fondo, no Lagarde".

Cerca de Nicolás Dujovne destacan que si se sigue la tradición no escrita del organismo, el director o directora tendría que llegar desde alguno de los países europeos. "Veremos quien sigue, quien es el reemplazante. Habrá que construir otra vez la relación, como ya se hizo con Lagarde. La línea sigue siendo la misma. Con Lipton (por el segundo en el organismo, representante de Donald Trump) hay un muy buen vínculo también", detallan en Hacienda.

Los funcionarios aseguran que no habrá cambios y que no ven que se vaya a demorar la reunión del board del FMI, donde antes de mediados de julio (no está confirmado aún oficialmente) se analizaría la cuarta revisión técnica del acuerdo stand by. "Esto no debería complicar nada la parte técnica del staff", aseguran fuentes oficiales.

"Depende de quien la reemplace. Una posibilidad es que se postule Agustín Carstens que quedó en segundo lugar cuando se eligió a Lagarde", aseguró el economista Guillermo Nielsen, muy cercano a la fórmula Fernández-Fernández. El mexicano Carstens fue secretario de Hacienda de Felipe Calderón y presidente del Banco de México también con Calderón y con Enrique Peña Nieto.

"No veo que la noticia tenga impacto local. Si bien algunos funcionarios argentinos, como Dujovne y Sandleris, tiene una muy buena relación personal con Lagarde, el acuerdo ya está cerrando en cuanto a los desembolsos. Luego habrá que renegociar la devolución y ahí no creo que tenga mucha influencia Lagarde, sino más bien a las ideas geopolíticas de EEUU, sus intereses en la región. En ese escenario, Lagarde es una figura relevante, pero que no cambia nada. Salvo que haya modifocaciones de fondo en el organismo, que no veo por ahora", afirmó Agustín D'Attellis, economista cercano a Sergio Massa.

Comentá y expresate