La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la reforma tributaria del Gobierno. El proyecto gira ahora al Senado, donde esperará convertirse en ley. La votación fue esta madrugada y terminó con 148 votos afirmativos, 77 negativos y 18 abstenciones.

Tras la aprobación de la reforma previsional, Diputados avanzó con la media sanción del proyecto que propone modificaciones tributarias y que forma parte del paquete de reformas económicas acordado por el Gobierno con 23 de los 24 gobernadores del país.

Pasada la una de la madrugada de este miércoles, el proyecto fue aprobado en general y empezó el debate en particular. El análisis artículo por artículo demandó casi tres horas e incluyó numerosas modificaciones. A las 3:48 quedó concluida la aprobación.

El diputado de Cambiemos, Luciano Laspina, calificó a la nueva norma como "la reforma más ambiciosa, profunda e integral que se ha realizado en los últimos años".

"Desde que asumió el gobierno del presidente Macri se bajó en 2 puntos del PBI la presión tributaria. Esta reforma, en conjunto con las otras leyes, va en ese camino. Por eso proponemos que se plasmen en un período gradual de cinco años", agregó.

En tanto, desde el bloque del Frente para la Victoria, Axel Kicillof, criticó la iniciativa al considerarla una "reforma neoliberal" que "le perdona impuestos a los que más tienen e intenta pasar esa carga tributaria a los consumidores", afirmó.

En cuanto a modificaciones, Kicillof propuso eximir de impuestos a la producción de cervezas artesanales y discutir los gravámenes sobre bebidas espirituosas y la producción electrónica de Tierra del Fuego.

Marco Lavagna, desde UNA, afirmó que la reforma "no cambia la matriz impositiva de Argentina: no elimina impuestos, se crean algunos nuevos en los que coincidimos como la renta financiera".

"Argentina tiene una estructura tributaria que depende un 70% de impuestos sobre el consumo y el salario, y el 22% sobre rentas y patrimonios. Cuando uno mira países de la OCDE, la misma relación es de 61% impuestos al consumo y al salario, y 39% sobre patrimonio y rentas. Es decir, más de 15% de diferencia que tenemos que modificar", sostuvo.

En cuanto a propuestas, Lavagna pidió una ventanilla única para simplificar el sistema tributario, la devolución del IVA de los alimentos y una nueva forma para gravar las bebidas alcohólicas con "más incentivos".

Desde el Bloque Argentina Federal, Diego Bossio, destacó que la norma incorpora el gravamen de la renta financiera aunque evaluó que "esta ley se queda a mitad de camino porque no termina de ser agresiva para cambiar el modelo productivo".

A su turno, Martín Lousteau, del Bloque Evolución Radical, consideró que "esta es una reforma tributaria importante, pero no va a resolver los problemas que Argentina viene acumulando hace mucho tiempo".

Por último, desde el Frente de Izquierda, la diputada Natalia González Seligra, apuntó que esta ley "sólo genera beneficios para las grandes empresas".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate