Mientras avanza la investigación para intentar esclarecer el crimen de Fernando Báez Sosa, se filtró una imagen de los rugbiers que fue tomada minutos después de haber cometido el homicidio.

La selfie la sacó Blas Cinalli y se ve a cinco de los diez acusados: Máximo Thomsen, Luciano y Lucas Pertossi, Juan Pedro Guarino, y Ayrton Viollaz. Junto a ellos aparece un joven vestido con un buzo azul con el pulgar levantado, que sería quien hasta el momento no fue identificado con nombre y apellido pero que en los chats del grupo fue mencionado como “Pipo”.

selfie rugbiers.jpg

A partir de los peritajes realizados a los celulares, los investigadores resolvieron que en el chat del que formaban parte los 10 rugbiers, llamado “LosDelboca3”, a las 04.55 de la madrugada Lucas Pertossi escribió: “Estoy cerca de donde está el pibe (Fernando) y están todos a los gritos, está la policía, llamaron a la ambulancia... caducó”.

Quince minutos más tarde fue tomada la selfie en la que aparece parte del grupo y el nuevo sospechoso. La fiscalía sostuvo que intercambiaron las prendas de vestir y acudieron al local de comidas rápidas para tener una coartada. En efecto, a las 05.48, Thomsen mandó al chat una foto desde Mc Donald´s. A las 05.59, Blas Cinalli escribe: “Vengan a la casa. Ya volvimos con Pipo”. Ese sería el mensaje clave para asociar el apodo al sospechoso número 11 que aparece en la foto donde se los ve despreocupados.

Comentá y expresate