Como primer paso en el proceso de transición hacia la asunción de Guillermo Montenegro, electo próximo jefe comunal, el intendente Carlos Arroyo dispuso que todos sus funcionarios presenten la renuncia a los cargos que ocupan a fin de facilitar este recorrido hacia el 10 de diciembre, fecha fijada para el cambio de mando.

“Esto no implica que sean aceptadas", aclaró el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, que junto al concejal Guillermo Arroyo encabezarán el diálogo con colaboradores de Montenegro designados para avanzar en el intercambio de información durante este mes y medio.

Se aclaró que por lo pronto no habrá cambios en el gabinete y que lo que se pretende con estas primeras medidas en garantizar "orden y tranquilidad a la hora de la transición".

Montenegro y Arroyo tenían previsto tener su primer encuentro esta tarde, a las 15, reunión que fue postergada para las 18.30 por razones de agenda. . “El resto de los detalles se irán concertando en la reunión que ya está confirmada", explicó Vicente.

Aclaró que hay cuestiones a atender, entre ellas el presupuesto municipal que el Ejecutivo debe elevar al Honorable Concejo Deliberante antes del próximo 31. Dijo que esa fecha coincide con el desarrollo del proceso electoral y –por ende- "la resolución positiva de esto será uno de los puntos más importantes que se pueden tratar con las autoridades entrantes”.

Por su parte, Guillermo Arroyo remarcó: “El Intendente está tranquilo, más allá de la cantidad de votos que ha obtenido, tiene la tranquilidad de una labor realizada en cuatro años de gestión. Queremos aclarar lo de las renuncias presentadas, porque no queremos que malintencionadamente se diga que hubo una renuncia masiva de funcionarios, cuando estamos frente a algo que se hace siempre en cada fin de ciclo”, concluyó.

Comentá y expresate