Teodoro Díaz Martínez, de 87 años, y su esposa, Josefina Martínez Balseiro, de 85, fallecieron el martes con dos horas de diferencia. Él murió a las siete de la mañana y ella a las dos horas: tras descubrir que su marido había muerto sufrió un infarto.

Ocurrió en el municipio español de Mañón, en La Coruña, España, cuando los dos estaban de visita en la casa de una de sus hijas. Josefina advirtió que Teodoro había muerto y comenzó a sentirse muy mal.

La triste historia generó conmoción entre vecinos y familiares, porque además estos casos son excepcionales en Galicia. Ambos fueron sepultados en un cementerio local, según publicó Clarín.

Josefina y teodoro.JPG

Los medios locales indicaron que la madre de Josefina también falleció a principios de este año, tras haber alcanzado una longevidad al alcance de muy pocos: murió cuando estaba a punto de alcanzar los 106 años. La pareja de ancianos cuidaba de ella.

Comentá y expresate