En paralelo al incremento de la pobreza e indigencia en Mar del Plata, visibilizado esta semana con las últimas mediciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la jefa de Servicio Social del Hospital Materno Infantil, Daniela Ortega, afirmó que llegan muchos padres y madres con niños al nosocomio para pedir comida.

"Llega gente, padres y madres con sus niños, que nos piden ingresar a nuestro comedor pero no podemos hacerlo", contó la Licenciada en Trabajo Social en declaraciones a Radio Brisas. "El comedor es para los chicos que están internados o para los pacientes que requieren controles de mucho tiempo", agregó.

La jefa de Servicio Social del Hospital Materno Infantil reveló que "ante estos pedidos, les damos un listado de comedores de la zona".

Según el Indec, en Mar del Plata la situación se agravó el pasado semestre ya que el 29.5% de la población, es decir 187.913 personas, están por debajo de la línea de pobreza y además un 6.3% -39.944 personas– se encuentran en la indigencia.

En detalle, la medición oficial expone para el primer semestre de este 2019 que el 29.5% de la población de Mar del Plata está por debajo de la línea de pobreza, en tanto el 6.3% no cubrió las necesidades básicas y es considerada indigente. Las cifras representan en la pobreza un aumento con respecto al último informe -correspondiente al segundo semestre de 2018– cuando el índice había sido en Mar del Plata del 24.8% y, en cuanto a la indigencia, marcan un muy leve descenso, ya que el porcentaje había sido del 6.5%.

En un informe especial de Ahora Mar del Plata, representantes de merenderos y comedores, el Obispo Gabriel Mestre, y referentes de organizaciones sociales dieron su opinión sobre la problemática y consideraron que la asistencia se duplicó en el último tiempo.

comedores.jpg
Foto: Facebook Comedor Nueva Esperanza.
Foto: Facebook Comedor Nueva Esperanza.

Bárbara Galván, encargada del Comedor Luz Esperanza, ubicado en Santa Cruz 7846, confirmó a este medio que se duplicó la asistencia de niños, niñas y madres embarazadas en el transcurso de este año. "Arrancamos con 30 chicos y ahora tenemos más de 60 o 70 nenes, les damos merienda y cena pero vienen chicos todo el tiempo y si sobra algo les damos para que lleven a su casa", señaló.

"Les damos merienda y cena pero vienen chicos todo el tiempo y si sobra algo les damos para que lleven a su casa", dijo Bárbara Galván.

Sobre las necesidades del barrio, "Barbi", como conocen a la encargada del comedor del barrio Malvinas, dijo que son muchísimas y puso el alerta en la fragilidad en las formas de calefaccionarse de los vecinos. Al respecto, contó que "hace unos días vino una mamá de siete nenes con uno de los nenitos que se había quemado con un fuelle".

En la zona se registraron incendios por algunas cocinas precarias generadas "de forma casera, con un ladrillo y una resistencia".

Galván detalló que la Municipalidad desde el área de Desarrollo Social sólo les brinda dos cajas de leche por día y que los alimentos que consiguen son el resultado de donaciones de vecinos o de personas que la contactan por la página de Facebook "Comedor Luz Esperanza".

En contacto con este diario digital, el Obispo de la Diócesis de Mar del Plata, Gabriel Mestre, graficó que la primera imagen que le viene a la cabeza al pensar en el incremento de la pobreza es la de "los niños en la calle y en algunos lugares que están haciendo alguna pirueta para conseguir un manguito".

obispo mestre.jpg

Monseñor Mestre manifestó que "los números son dolorosos si uno compara el primer semestre del año pasado, de todos modos ratificamos el acompañamiento doloroso a los merenderos, desayunadores, la Noche de La Caridad, y el Servicio del Hogar de Nazaret; lejos de achicarnos esto refuerza la creatividad".

"La pobreza y la indigencia ha pegado duro a la clase media, pero siempre hay manos voluntarias para la asistencia. En el caso de la pobreza estamos un poco por debajo de la media nacional, aunque no es para ponerse contento porque el trabajo genuino es lo que está faltando", dijo Mestre.

Mestre definió a la pobreza como "la gran deuda de la democracia" y pidió "no utilizar a los pobres ni a la pobreza como un negocio".

"Hay barrios donde la necesidad es muy fuerte y se mezcla con la falta de servicios como las calles destruidas. Pienso un día como hoy, la complicación que implica para muchas personas llegar a su casa", lamentó el religioso.

Rodrigo Hernández, referente local de Barros de Pie, sostuvo que "nosotros lo venimos denunciando de hace tiempo, se aceleró muchísimo la cantidad de gente que requiere asistencia en los comedores". No obstante, valoró los avances de la ley de Emergencia Alimentaria Nacional.

barrios de pie mdp.jpg

"La Municipalidad de General Pueyrredon, el gobierno provincial y el nacional son parte de un mismo gobierno que fracasó. No pudieron resolver los problemas de la gente", razonó el dirigente social.

Desde la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) de Mar del Plata relevan desayunadores, merenderos y comedores a nivel local y confirmaron a este medio que actualmente hay 250 que asisten a más de 23 mil personas y que en los últimos meses por el incremento de la demanda tuvieron que dar turnos.

"Turnos para comer, es dolorosísimo", comentaron desde la organización que lidera Juan Grabois.

El secretario general de la CGT Mar del Plata, Miguel Guglielmotti, alertó en la comparación interanual del primer trimestre que midió el Indec que indica que "tenemos 30 mil nuevos pobres más en un año y si bien estos porcentajes son altísimos lo veníamos previendo porque la falta de trabajo en la ciudad es muy grande". "Los 120 asentamientos de la ciudad se han convertido en verdaderos bolsones de pobreza", agregó.

Guglielmotti cgt 1.jpg

"Estos números son el fruto y el producto de la implementación de las políticas neoliberales que han arrastrado a muchísimas personas a la pobreza e indifencia, la macroeconomía tiene una incidencia altísima pero acá hubo un gobierno local que nunca entendió las políticas de empleo. Un gobierno que no tenga como su primera misión generar trabajo está cometiendo un error", evaluó el secretario general de la central obrera.

Guglielmotti cuestionó la caída en entrega de alimentos "pese a que estamos en Emergencia Alimentaria" e instó a "incrementar el valor las 7 mil tarjetas alimentarias que entrega el Municipio de General Pueyrredon con 300 pesos mensuales".

Comentá y expresate