La Unión Europea (UE) presentó este miércoles las bases de su transformación ecológica. Entre un conjunto de propuestas se contempla el fin de la comercialización de vehículos con motores de combustión para 2035.

Este plan forma parte de la llamada Agenda 2030 que propone ayudar a reducir la emisión de carbono al 55% con respecto a 1990, para alcanzar la neutralidad climática en 2050.

El comunicado del bloque dice que “todos los carros nuevos registrados desde 2035 tendrán emisión cero (de gases)” y para ello se introducirán gradualmente exigencias para quitar de escena los automóviles a gasolina o diésel.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea (CE) pronunció que la economía europea basada en combustibles fósiles “ha llegado a su fin”. También remarcó la importancia de transitar hacia tecnologías menos contaminantes.

El objetivo es hacer a la UE el primer continente climáticamente neutral y con una nueva estrategia de crecimiento para llegar ahí”, dijo Von Der Leyen.

Este paquete de medidas que consta de trece grandes propuestas da forma al compromiso de la Unión Europea derivado del Acuerdo de París de 2015.

El objetivo central del Acuerdo de París celebrado en 2015 es reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura mundial en este siglo por debajo de los 2 grados. En él se alcanzó un acuerdo histórico para combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible con bajas emisiones de carbono.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, destacó que será difícil pero que es una obligación de los ciudadanos europeos responder ante la emergencia del medio ambiente. “De lo contrario, fallaremos a nuestros hijos y a nuestros nietos porque si no arreglamos esto, en mi opinión, lucharán en guerras por el agua y la comida”, declaró.

Comentá y expresate