La circulación en el mundo de la variante Delta, proveniente de India está generando una gran preocupación a nivel mundial por su mayor nivel de contagios y por la disminución de la eficacia de las vacunas contra ella.

En Israel, el país con la mayor campaña de vacunación para sus habitantes y que hace unos meses parecía vislumbrar el fin casi definitivo de la pandemia, se superaron los 500 casos positivos de Covid-19 en 24 horas, la cifra más alta en más de 3 meses.

Esta situación provocó que el gobierno vuelva a hacer obligatorio el uso de barbijo en espacios cerrados apenas unos días después de haberlo retirado.

Según el Ministerio de Sanidad israelí, la efectividad de la vacuna de Pfizer para prevenir la enfermedad, con o sin síntomas, cayó hasta un 64%, aunque sigue ofreciendo una alta protección para prevenir la enfermedad en casos severos y hospitalizaciones.

Con aproximadamente el 60% de la población vacunada con las dos dosis de la vacuna producida por el laboratorio Pfizer, Israel había levantado muchas de las restricciones por la pandemia, sin embargo, su hermetismo con respecto a las fronteras se mantiene desde el inicio de la pandemia en marzo del 2020, lo que evitó una mayor circulación de las nuevas variantes aparecidas en los países con un ritmo de vacunación más lento.

El nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennet indicó que harán frente a este aumento de casos como a un nuevo brote y remarcó que quieren atacar a la nueva propagación de la variante Delta en sus primeras etapas para evitar su crecimiento.

Comentá y expresate