El ministro de Hacienda de la Nación, Hernán Lacunza, prepara su primer viaje a Estados Unidos desde que asumió en el cargo, con intenciones de contactar a inversores y banqueros en Wall Street y mantener un reunión formal con David Lipton, el director gerente interino del Fondo Monetario Internacional (FMI). Si finalmente cierra como se propone su agenda económica y financiera, el ministro de Hacienda aterrizará en New York cuando ya haya comenzado el otoño en Estados Unidos.

La gira de Lacunza comenzaría en Manhattan y terminaría en Washington. Mauricio Macri ya decidió concurrir a la Asamblea General de Naciones Unidas, y es probable que incluya al ministro de Hacienda en su reducida comitiva.

Según publicó Infobae, Lacunza estaría solo dos días hábiles en New York, el tiempo necesario para tratar de explicar porqué se decidió el control de cambios, cómo está la relación con el FMI y qué puede pasar con el libre mercado en la Argentina si Alberto Fernández derrota a Macri en las elecciones presidenciales.

El ministro de Hacienda tiene respuesta a los tres interrogantes que inundan los after hours en Wall Street, pero a diferencia de su antecesor Nicolás Dujovne no tendrá muchas oportunidades de obtener una inversión millonaria que haga brillar de optimismo la visita de Macri a la ONU.

Ya nadie le presta a la Argentina, y Lacunza haría una visita a Manhattan para "control de daños·" y argumentar que la mejor salida electoral es la reelección de Macri. El ministro también entrena su diplomacia institucional para contestar la pregunta que atosigó a Alberto Fernández cuando se reunió con los empresarios más poderosos de España.

Fernández contestó que no: que Cristina Fernández de Kirchner ya no es la misma de antes y que tocará la campanita en el Senado Nacional. Lacunza piensa distinto: el ministro de Hacienda no descarta la fábula de la rana y el escorpión, y tampoco cree -como sostiene Alberto- que se pueda hacer una analogía entre 2003 y 2019 para garantizar una salida exitosa a la actual crisis económica y financiera.

Lacunza llegaría a Washington con una excusa formal. Se cumplieron 60 años de la creación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y como ministro de Hacienda fue invitado a los festejos oficiales. La ceremonia es a finales de septiembre, cuando el otoño en DC aún se parece a una primavera en cámara lenta.

Comentá y expresate