Un insólito hecho delictivo generó asombro en la policía y el ámbito judicial, cuando se supo que un grupo de cuatro ladrones entraron a robar a la casa de una psicóloga y ella les terminó dando una sesión de terapia.

El episodio, que trascendió en las últimas horas, ocurrió el jueves pasado por la noche, cuando la profesional fue sorprendida por los delincuentes mientras cenaba. Los delincuentes -a los que señaló como "muy jóvenes"- se quedaron en la vivienda por horas conversando con la mujer e incluso uno de los malvivientes le preguntó cuánto cobraba por una consulta.

Ocurrió en una vivienda de 12 y 506, en Gonnet, cerca de las 23. La víctima del asalto, Adriana Etchegoin, de 60 años, contó a El Día lo que sucedió. “Eran cuatro y tienen entre 19 y 20 años”, dijo. “Estaban con pasamontañas y guantes”, agregó.

La profesional relató al medio platense que, en medio del robo, los ladrones “se abrieron a contarle aspectos de su vida” y le preguntaron cuánto cobraba la sesión de terapia. “En ningún momento mostraron ningún arma”, afirmó.

“Uno de ellos, inclusive, me dijo que estaba a su alcance poder pagar las consultas en mi consultorio”, contó la víctima del robo también sorprendida por otro detalle: cuando se disponían a escapar en su Renault Duster de color gris, patente le hicieron una singular pregunta.

“Me preguntaron cómo tenían que agarrar la Autopista La Plata-Buenos Aires”, relató. Sin embargo, aclaró: “La policía me dijo que tal vez utilizaron esa pregunta para despistar, porque tal vez vivan por esta región y usaron esa estrategia para no ser buscados por acá”.

Los ladrones entraron a la propiedad de forma violenta: rompieron un ventanal de vidrio. Aunque la psicóloga gritó, la callaron con amenazas. “Ya te tenemos estudiada”, le dijeron. Luego, comenzaron a revisar todos los ambientes de la casa.

“Buscaron dinero y objetos chicos, pero de valor. Hasta desarmaron las rejillas de los aires acondicionados”, precisó y contó que se llevaron entre 200 y 300 mil pesos y algunos dólares que tenía para pagarle a albañiles que hacían arreglos en el lugar.

También se llevaron joyas, un grupo electrógeno, una consola de video, una pistola y rifle de aire comprimido. Además, se llevaron un bolso deportivo del hijo de la psicóloga y cargaron en él ropa del joven, que no estaba en la vivienda.

“Se manejaron de forma organizada, mientras uno me custodiaba, los otros se dedicaban a robar lo que les interesaba”, indicó y destacó que “no se manejaron de forma violenta. Solo uno de ellos se mostraba nervioso, pero los tres restantes hablaban bien”, añadió.

La mujer apuntó que solo vivió un momento de tensión cuando los perros comenzaron a ladrar y le exigieron que los haga callar. “Por suerte no les hicieron nada”, concluyó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate