"Nosotros abrazamos este apoyo con gran humildad, prestando gran atención de toda la gente de Argentina", dijo Lagarde en una conferencia de prensa. Además, agregó que hubo un gran respaldo de los 24 miembros del directorio, que representan a 189 países, y que se apoyaron por consenso, como es habitual, los pilares básicos del programa.

Sobre las dudas que genera el regreso a un programa del organismo, la jefa del FMI resaltó que "las autoridades argentinas diseñaron y son los dueños totales del programa". "La base es de ellos y creemos que bien implementado, el programa será un éxito", observó.

Respecto de la reciente designación de Luis Caputo al frente del Banco Central, en remplazo de Federico Sturzenegger (quien fue el que había firmado la Carta de Intención), Lagarde señaló que cuando ocurrió el cambio el FMI buscó tener la certeza de que el programa fuera apoyado "más allá de quien estuviera en el cargo". Contó que ella misma y otros funcionarios que siguen el caso argentino conversaron con Caputo para asegurarse de que tenía "un respaldo total al programa".

"El FMI está contribuyendo al esfuerzo de Argentina brindando un apoyo financiero que va a impulsar la confianza del mercado y les dará a las autoridades las herramientas para abordar las vulnerabilidades económicas de larga data", sostuvo Lagarde.

Y agregó: "celebramos las medidas anunciadas por el presidente Macri y todo su equipo económico y esperamos con ansias seguir trabajando con ellos".

Lagarde anticipó que "el plantiene el fin de fortalecer la economía de todos los argentinos a través de cuatro pilares": fortalecer la posición fiscal de Argentinaacelerando el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, reducir la inflación, proteger a los segmentos más vulnerables de la sociedadasegurando que no disminuya el gasto en asistencia socialcomo parte del PBI en los próximos tres años del programa y reducir las presiones sobre la balanza de pagos.

Comentá y expresate