Los usuarios de la red social Twitter organizaron una colecta de fondos para ayudar económicamente a Luis Chocobar,el policía que fue condenado a dos años de prisión en suspenso por haber matado a un delincuente que escapaba tras atacar a puñaladas a un turista estadounidense en 2017 en el barrio porteño de La Boca.

La iniciativa tuvo una gran repercusión en las redes y los organizadores ya juntaron más de un millón y medio de pesos para el "héroe nacional Chocobar", como lo definen en Twitter. La colecta se organizó a modo de acompañamiento social, ante lo que muchos consideran una sentencia injusta.

Embed
Embed

La colecta se hace a través de medios digitales. Las cuentas destinadas para este fin recibieron desde donaciones de 50 pesos hasta miles de pesos, y desde todos los rincones del país. La iniciativa es impulsada por Eugenia Rolón, que en su perfil de Twitter se define como "la zurda más de derecha que vas a encontrar".

Embed
Embed

“Acabo de hablar con Luis Oscar Chocobar y me dijo que está eternamente agradecido con todos ustedes. En un momento me contó con la voz quebrada que hoy vende medias en el tren para sobrevivir”, contó un usuario en Twitter.

En el fallo, el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2 entendió que Chocobar incurrió en "un exceso en el cumplimiento del deber"y también dispuso para el policía una inhabilitación especial por cinco años para desempeñarse en funciones operativas con la utilización de armas de fuego. Pese a la condena, el policía no irá preso.

El hecho que se juzgó ocurrió la mañana del 8 de diciembre de 2017, cuando el turista estadounidense Joe Wolek (57) salió a caminar por el barrio de La Boca para sacar algunas fotos. En la esquina de Olavarría y Garibaldi dos ladrones lo atacaron.

“Ellos aparecieron desde atrás y comenzaron a atacarme sin decir nada. Yo no sentí el dolor. Sólo golpes de puño en el pecho. Cuando vi el cuchillo les dije ‘stop, stop’, les dí la cámara y les pedí que se fueran”, contó el turista. En total le dieron 10 puñaladas, dos fueron en el corazón.

En ese momento, Chocobar, que vivía en la zona, salía de su casa para hacer horas adicionales en el Hospital Finochietto. “Me encuentro con dos personas que estaban lastimando a alguien y el griterío de la gente. Se escuchaba: “¡Lo están matando! ¡lo están matando!”, dijo el policía.

El agente alcanzó a gritarles a los asaltantes, que escaparon. Wolek le hizo una seña a Chocobar y se desvaneció. El policía llamó al 911 y más personas se acercaron a asistir al turista.

En una de las esquinas, un grupo de vecinos alcanzó a uno de los ladrones, Juan Pablo Kukoc, y empezó un forcejeo. Chocobar fue hacia ellos y se identificó como policía. “Al ver que no hace nada, saco mi pistola reglamentaria, efectúo tres disparos al cielo para que sepa que tenía que desistir de lo que estaba haciendo porque podía llegar a matar a cualquiera de los tres que lo seguían”, contó.

La secuencia continuó con una persecución en la que, según el relato del agente, el ladrón lo iba “midiendo” y en una esquina quiso “abalanzarse” hacia él. “Entonces me tiro para atrás y efectúo los disparos hacia la persona pero siempre de la cintura para abajo”, relató. Kukoc cayó al piso con una herida de bala en un glúteo.

Kukoc murió cuatro días después del asalto a Wolek y de la persecución en la que recibió un disparo en un glúteo. A su cómplice, solamente identificado como “J”, de nacionalidad paraguaya y de 17 años en el momento del ataque, lo detuvieron cinco días después del hecho

Comentá y expresate