Un grupo de comerciantes se opone a la continuidad de los decks y elaboró un petitorio donde amplían las razones por las cuales se deberían quitar las estructuras que promovió el programa "Comemos afuera", que marcó el desarrollo de su actividad bajo protocolos para evitar contagios de Covid-19.

Ahora Mar del Plata accedió a un escrito donde se reclama a las autoridades municipales por 15 puntos que dificultan su labor cotidiano:

  • Ocupan espacio público que es de todos para una actividad privada
  • Suciedad
  • Contaminación ambienteal y del océano
  • Contaminación visual
  • Barrera arquitectónica que reduce espacios de estacionamiento. Afecta a discapacitados motrices y genera discriminación
  • Estructuras enormes que más que decks son locales a la calle
  • Tapan el frente de otros comercios
  • Escaso o nulo mantenimiento
  • Muchos no respetan los tamaños, avanzando de más sobre la acera y la calzada
  • Reducen circulación de vehículos y peatones
  • Contenedores de basura fuera del frente del local gastronómico
  • No son coherentes con el concepto de "comer afuera"
  • Generan inseguridad
  • Son usados por gente en situación de calle
  • En ocasiones sirven de aguantadero
  • Inseguros para los consumidores
  • Plantean una situación de desigualdad entre los comercios gastronómicos

"Creemos que ni el cobro de una tasa ni la necesidad o comodidad de algunos gastronómicos justifica el impacto socioambiental negativo que genera la instalación de estructuras que son totalmente extrañas al espacio de calzada, que debería ser de uso privilegiado para peatones", finalizaron la misiva del documento titulado "No a los decks".

Días atrás, organizaciones como Uthgra o AEHG respaldaron la continuidad de la iniciativa pero bajo distintas garantías y mecanismos de control.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate