Frente al pago del bono de 5 mil pesos que el Gobierno está negociando con los representantes de la CGT, las cámaras empresarias expresaron que tienen grandes complicaciones de poder enfrentarlo.

"Está muy difícil. Hay que que conocer los detalles del bono, todavía son trascendidos. Muchas pymes están en situación crítica, no han podido terminar de pagar sueldos. La cadena de pagos está muy estirada y a menos que el bono sea a cuenta de algún impuesto, como puede ser aportes patronales, o a cuenta de futuros aumentos, será difícil de afrontar", señaló Pedro Cascales, secretario de prensa de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en declaraciones a radio La Red.

Una pyme promedio tiene unos 20 empleados y, por lo tanto, tendría que disponer de $100.000 extra

Además, desde las distintas entidades aseguraron que hay un malestar tras no haber sido consultados sobre cómo se implementará la medida que llegaría en octubre. “Una pyme promedio tiene unos 20 empleados y, por lo tanto, tendría que disponer de $100.000 extra para poder realizar el pago del bono”, estimó Cascales.

En el mismo sentido se manifestó Daniel Funes de Rioja, vicepresidente de la UIA y presidente de COPAL (que agrupa a las empresas alimenticias), quien aseguró que el bono salarial de $5.000 que podría disponerse para los trabajadores privados "conspira contra la subsistencia de las empresas y del empleo". En diálogo con Infobae destacó que todas las pymes y las economías regionales están sin capital de trabajo, sin acceso al crédito y con una contracción del mercado del 50% y, por lo tanto, no pueden afrontar un el desembolso que demandaría el bono.

El bono es imposible de afrontar en las condiciones actuales ya sea para las pymes como para las economías regionales

"Las paritarias están abiertas y las cláusulas de actualización todavía no se han aplicado. Se puede hacer un adelantamiento de tramos o alguna otra cosa, para eso están las paritarias. Nos sorprendió encontrar el tema del bono plasmado en los diarios", explicó Funes de Rioja.

"Esperamos escuchar las propuestas. El bono es imposible de afrontar en las condiciones actuales ya sea para las pymes como para las economías regionales. A partir de ahí, como como siempre estamos dispuestos a dialogar", agregó. Aunque advirtió que aun no hubo una convocatoria oficial.

"Una gran empresa formadora de precios, de materias primas o un supermercado lo puede trasladar a precios y seguramente lo vaya a hacer. Es la frazada corta; se da el aumento y en 30 días o menos lo tenés trasladado a los precios", señaló el representante de CAME.

foto pymes.jpg
Foto: Archivo
Foto: Archivo

También advirtió que el pago del bono, a diferencia de lo que se cree, no se refleja claramente en un aumento del consumo. "Desde CAME medimos la actividad y a pesar del bono de fin de año, en diciembre del año pasado las ventas cayeron. La mayoría de la gente usa ese dinero para pagar deudas y no van corriendo al supermercado o al shopping", dijo.

Cascales indicó que la CAME aún no fue consultada sobre el tema y eso cayó mal entre varias de las más de 1.500 cámaras que integran la entidad empresaria. "Somos conscientes de que el trabajador necesita el aumento pero el tema es cómo. Se puede generar una medida que sea genuina o que baje la tasa de interés o que sea para blanquear el empleo informal. El bono no cae sobre los que no tienen el empleo formalizado, por ejemplo", concluyó.

Comentá y expresate