La Dra. Mariana Melis (MP: 95219), médica radióloga y coordinadora del centro de diagnósticos Imágenes FEM, indico que hubo un 46% menos de consultas desde el inicio de la pandemia hasta octubre de 2020. Dicha situación luego comenzó a cambiar con el primer cambio de fase. “Para octubre -noviembre de 2020 las pacientes concurrieron a sus controles algunos postergados, sumados a las pacientes que estaban en fecha de su nuevo control, escenario que nos llevo al colapso en la recepción, viéndonos con demora en la atención, a expensas de casi el doble volumen de consultantes esperables por mes, situación que ya en mes de diciembre logramos llegar a la normalidad en la regularidad de turnos, con demora menor a las 48hs”, explicó.

El “chequeo ginecológico” que comienza a realizarse a partir de los 20 años o las primeras relacione sexuales de la mujer, deberá repetirse una vez al año o cada seis meses en el caso de sospechas médicas sobre riesgos de enfermedades.

Según señala la Dra. Melis, estas prácticas son, además de un método preventivo y de control, una oportunidad para asesorarse acerca de prevención de enfermedades de transmisión sexual, de métodos anticonceptivos, planificación familiar, y obtener información para la toma de decisiones en relación a fertilidad, edad y riesgos durante el embarazo.

¿Qué prácticas se realizan y qué enfermedades se pueden detectar?

Dentro de los estudios que comprenden el control ginecológico se encuentran el Papanicolau (PAP), la Colposcopia, y el Examen Mamario. Dichos exámenes variarán según la edad de la mujer y su condición clínica especifica, orientados a las patologías prevalentes por edad.

Con el Papanicolau y la Colposcopiase detectan patologías del cuello uterino, y deben realizarse a todas las mujeres, al igual que el examen físico pelviano y mamario mediante el método de ecografías.

A dichos chequeos deberá sumarse la mamografía en mujeres mayores de 40 años para un diagnóstico precoz de cáncer de mama, incluyendo la densitometría ósea a partir de los 45-50 años, para realizar el diagnóstico de osteopenia (baja masa ósea), osteoporosis, predecir el riesgo de fracturas, tomar decisiones terapéuticas y evaluar la respuesta a tratamiento.

La salud ginecológica no puede esperar y los controles son sumamente importantes para prevenir, detectar y tratar. Es por eso que cada año diferentes instituciones del país llevan adelante campañas de concientización.

La Dra. Mariana Melis confirmó que la institución que esta bajo su coordinación “se está trabajando activamente como desde hacen 4 años, para poder llevar a cabo nuestra Cuarta Campaña Gratuita de Salud Mamaria: “Controlar para prevenir, Prevenir para ganar”en este conocido contexto de pandemia y la situación sanitaria emergente, confiados en que lo lograremos exitosamente en un marco cuidado, como pudimos en el año 2020”.

Comentá y expresate