Para paliar la salida de dólares por lo que denuncian como importaciones especulativas, el pasado lunes el Gobierno dispuso nuevos cupos de acceso a divisas para importar bienes y servicios al país, ya que se priorizará la importación energética, ante un faltante de gasoil que preocupa a todos los sectores. Sin embargo, algunos expertos señalan que estas medidas generarán mayor inflación y desaceleración económica.

Con esta nueva disposición para ayudar al Banco Central a acumular reservas se profundizará el cepo cambiario, según afirman los economistas, ya que después del anuncio comenzó una disparada de todas las cotizaciones paralelas del dólar.

"Es una medida poco feliz pero lógica y necesaria en un régimen macroeconómico donde los incentivos están muy distorsionados. Es un nuevo parche”, dijo Claudio Caprarulo, de Analytica, quien también detalló que la medida se demoró, ya que desde fines del 2020 existe un "exceso de importaciones producto de una brecha cambiaria y un escenario de mucha incertidumbre".

Al mismo tiempo detalló que el Gobierno debe "ser muy preciso en la asignación de dólares a tipo de cambio oficial" y que, aunque puede ser bien implementada, "pone más presión a los precios porque afecta los costos de reposición de los productos afectados".

image.png

"El diálogo con los sectores productivos es clave para contener los efectos adversos y recalibrar ante errores”, culminó, antes de advertir que es necesario verificar "adónde van a ir los pesos que iban a esas importaciones porque las importadoras no pueden acceder a los dólares financieros".

Inflación cerca del 80%

Francisco Gismondi, de Empiria, afirmó que “lo más importante son las nuevas restricciones para las importaciones de las licencias no automáticas y para la importación de servicios”.

“El efecto negativo sobre la actividad se sumará a la falta de energía. El máximo de actividad del año pareciera que ya ocurrió. De acá a fin de año será peor en términos del PBI; el promedio igual te da para arriba”, indicó Gismondi, quien pronosticó que la inflación "con estas medidas va a estar más cerca del 80% este año y el dólar paralelo tiene para ubicarse en una brecha más parecida a 100%".

Otros expertos destacan que los problemas son bifaciales: por un lado se restringe la actividad productivo de aquellos a quienes se les impide seguir importante y por otro genera un clima de inestabilidad y temor que genera dudas para las decisiones económicas de las empresas.

Imposibilidad de generar crecimiento

"Con esta caída de algunas importaciones habrá un mayor encarecimiento de algunos bienes importados y menor actividad económica”, dijo María Castiglioni, de la consultora C&T.

image.png
Ante la falta de dólares para el BCRA, el Gobierno dispuso nuevas medidas para las importaciones. 

Ante la falta de dólares para el BCRA, el Gobierno dispuso nuevas medidas para las importaciones.

"Son medidas que reflejan la escasez de divisas y la imposibilidad de generar crecimiento", dijo Guido Lorenzo, de LCG.

De todos modos, los analistas explican que estas medidas eran esperables por parte del Gobierno y que no generan una gran sorpresa

"Ante los desequilibrios macro, el Gobierno siempre elige el ajuste micro. En este caso, aún cuando la disponibilidad de divisas es inédita", dijo Juan Pablo Ronderos, de MAP, ya que por récord de exportación del agro en los primeros seis meses hay un 15% más de dólares por encima del 2021. Pero destacó que "la imposibilidad de acumular reservas por las mayores necesidades de importación de energía, pago de servicios y el pago de intereses, lleva a tomar decisiones como las anunciadas".

"Ésta no será la última medida, no solo en lo que refiere al mercado de cambios, sino también a las otras dimensiones del marco de negocios en Argentina”, agregó Ronderos.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate