Antonella Rocuzzo y Sofía Balbi, esposas de los futbolistas Lionel Messi y Luis Suárez decidieron cerrar la franquicia de la reconocida zapatería Sarkany en Barcelona después de menos de dos años en los que el negocio no funcionó como esperaban.

El local de 400 metros cuadrados ubicado en la pintoresca Avenida Diagonal fue promocionado por ellas y también, claro, por los astros del Barcelona, pero la respuesta de los clientes no fue la que Rocuzzo y Balbi esperaban.

Según informó el portal catalán Expansión, la sociedad denominada Roccbal 109 -por sus apellidos y los números de camiseta de sus esposos- perdió más de 150 mil euros y por eso decidieron cerrar la franquicia. El local dejaría de atender al público el 30 de marzo.

El empresario Ricky Sarkany cuenta con más de 50 locales en el país y franquicias en Chile, Uruguay, Bolivia y México, pero desembarcar en Europa era su apuesta más ambiciosa.

Según contó Sarkany en más de una oportunidad, fue Lionel Messi quien a través de un mensaje de texto le pidió de hablar para comentarle del interés de su esposa por abrir una franquicia de sus zapaterías en suelo catalán.

En septiembre del año pasado el propio Sarkany había señalado que en los primeros meses de funcionamiento del local sufrieron "fuertemente las consecuencias de los atentados de Barcelona y las protestas civiles por la independencia de Cataluña", debido a que "mucha gente no quería salir a la calle esos días y la tienda física se vio perjudicada".

Fuente: Clarín

Comentá y expresate