Sri Lanka atraviesa hace varios meses una crisis sin igual y que ha provocado severas manifestaciones en todo el territorio del país. El palacio presidencial, en Colombo, fue asediado durante más de tres meses y culminó con la expulsión del presidente, Gotabaya Rajapaksa, no solo de su propia residencia, sino incluso del país.

Este miércoles el mandatario oficializó su renuncia y dejó Sri Lanka en un avión militar con destino a las Islas Maldivas debido a las incesantes presiones para que abandonara su cargo en medio de una crisis socioeconómica sin precedentes para la nación limítrofe con la India.

El sábado, el día en que Rajapaksa abandonó la residencia presidencial, incluso se vio a los manifestantes hacer uso de las instalaciones del lugar, tales como la pileta, la cocina, los baños y los dormitorios.

Con la renuncia del mandatario, el primer ministro Ranil Wickremesinghe asume automáticamente como presidente en funciones hasta que el Parlamento elija a alguien para continuar el mandato que tiene fecha hasta noviembre del 2024. Sin embargo, la figura de Wickremesinghe también es altamente cuestionada y se escuchan los reclamos de la población y los parlamentarios para que, al igual que el presidente, presente su dimisión al cargo.

El Parlamento quiere colocar como presidente interino al portavoz y exigen la formación de un "Gobierno de Unidad Nacional", en el cual se elegirán nuevas figuras para los cargos que quedan vacantes.

En su huida provocada por la masiva manifestación en las inmediaciones de su residencia, el mandatario y su familia dejaron atrás documentos importantes, tales como pasaportes. Además, en una maleta también dejaron 17,85 millones de rupias en efectivo, una suma equivalente a 49.000 euros. La maleta es custodiada bajo precinto.

Las increíbles imágenes de las protestas en Sri Lanka

https://twitter.com/descifraguerra/status/1545696442412634112
Embed
https://twitter.com/descifraguerra/status/1547154076789612545

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate