La inflación y la devaluación del peso agravan una crisis económica que impacta en los estratos más pobres de la sociedad. El Gobierno lo advierte y prepara una serie de medidas para atender la situación. A la cabeza de estos esfuerzos se encuentran la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

El paquete de medidas incluye el aumento "escalonado" del dinero que transfiere directamente a los programas -buscarán extender los incrementos de forma progresiva hasta fin de año-, ya acrecentó la ayuda alimentaria en comedores y merenderos y tiene en carpeta desarrollar más los planes de capacitación, detalla La Nación.

En la última reunión con las organizaciones sociales, Stanley llevó a la mesa de negociación propuestas de un aumento de $650 millones para los planes de empleo. Según adelantó un funcionario al tanto de las discusiones, la idea es dar un gesto de buena voluntad en el próximo aumento previsto para agosto.

"Será un poco más de lo que estaba acordado", adelantaron fuentes oficiales. Los 450.000 beneficiarios de los programas sociales cobrarán en las próximas semanas $5.000 (representa la mitad del salario mínimo, vital y móvil). Pero no se quedará ahí congelado. Es que ante el escenario de fragilidad en el que se encuentra la economía, el Gobierno no descarta que llegue a $6.000 en diciembre.

Stanley no carga en soledad con esa tarea, sino que trabaja en tándem con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. Es que gran parte de los esfuerzos están puestos en contener el conurbano bonaerense. Ellas son las caras que "humanizan" al Gobierno en momentos en que las encuestas muestran un deterioro de la imagen general de los principales referentes del oficialismo, indica La Nación.

El deterioro se empezó a dar a partir de mayo, aseguraron fuentes oficiales. "Estamos atravesando un momento difícil, pero vamos por el camino que elegimos", dijo un integrante del Gabinete nacional.

El deterioro de los números macro de la economía es seguido con atención desde La Plata. Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai, esposo de Stanley, trabajan permanentemente en esto.

"Estamos más preparados que otras veces. Hay un colchón para aguantar ahora y ya están previstas partidas adicionales para los próximos meses", sostuvo una alta fuente cercana a la mandataria provincial.

Una de las razones que permiten, al menos por ahora, mantener una tensa paz con las organizaciones sociales es el "diálogo permanente", una de las recetas de Cambiemos. Si bien en la Casa Rosada miran con desconfianza a los líderes de las organizaciones como Juan Grabois (CTEP), Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Emilio Pérsico (Movimiento Evita) o Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), hoy son los interlocutores que el Gobierno privilegia.

En el Gobierno descreen de los números que estos líderes dicen representar de los trabajadores de la economía popular. La cuenta que hacen en el oficialismo es simple: hay unos 4 millones de personas en ese estado, de las cuales 450.000 están incluidas en los programas de asistencia. "Pero a la hora de movilizar gente a la calle, nunca superan las 20.000 personas", describió una fuente con acceso al despacho presidencial.

El escenario que plantean las organizaciones sociales es más complejo, aunque no "explosivo". Según los relevamientos que hacen cada semana, hay más gente en los comedores, y más adultos sin trabajo, pero por sobre todo hay "miedo al futuro".

Así lo expresó Menéndez, de Barrios de Pie: "La preocupación por lo que viene es enorme. En los cuatro primeros meses del año los alimentos aumentaron un 15%".

En su reclamo al Gobierno, los líderes sociales incluyen un aumento de emergencia para la Asignación Universal por Hijo (AUH) y un aumento de salarios para los programas sociales. Para Menéndez, "la paz social está en riesgo" y sin esas dos medidas "habrá más protestas en la calle".

Más medidas

En medio del ajuste que impulsa el Gobierno en todas las áreas, Desarrollo Social quedó fuera del radar. El presidente Mauricio Macri puso a resguardo el ministerio de Stanley. Incluso, lo blindó ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para evitar desbordes sociales, además, Stanley y su equipo, con el aval de las organizaciones sociales, tienen en evaluación varios proyectos de ley como el de emergencia alimentaria, un pedido para que el 25 por ciento de toda la obra pública sea llevada adelante por cooperativas; la ley de emergencia en adicciones, y un proyecto ya aprobado que subsidia la agricultura familiar, pero que nunca recibió financiamiento.

Todos los actores destacan el antecedente de la ley para expropiar tierras donde se levantan 4.228 barrios precarios en todo el país, que esta semana logró media sanción en Diputados por unanimidad.

En paralelo, junto al flamante ministro de Producción, Dante Sica, Stanley promovió los programas Ahora 12 como Precios Cuidados con el fin de "mantener la línea de consumo para los sectores medios y los más vulnerables", que se suma al "fuerte nivel de inversión social", señala La Nación.

Y se extenderá de 20 a 40 la presencia del programa "El mercado en tu barrio", para comprar productos de calidad a precios accesibles en localidades del Gran Buenos Aires.

Comentá y expresate