El gobierno de la provincia de Henan reportó 302 muertos y 50 personas desaparecidas en China. La gran mayoría de las víctimas estaban en la capital de la provincia, Zhengzhou, donde murieron 292 personas y hay 47 desaparecidas. Según las autoridades, otras 10 personas murieron en otras tres ciudades.

La cifra oficial anterior de víctimas mortales, anunciada el viernes 29 de julio, era de 99 personas.

Las inundaciones sufridas en Zhengzhou fueron históricas, provocando la subida de los ríos, corte total de vías de acceso e inundación en las estaciones del metro, donde murieron 14 personas.

Las autoridades señalaron que 189 de las víctimas murieron por inundaciones y aludes de lodo, 54 en derrumbes de casas y 39 en zonas subterráneas como sótanos y garajes, incluidos los fallecidos en la Línea 5 del metro. En un túnel que se estaba drenando y del que se retiraron 247 vehículos, seis personas murieron.

El gobernador de la provincia de Henan, Wang Kai, habló en nombre del Comité Partido Comunista de Henan y envió sus condolencias a las víctimas y a sus familias. Además prometió “aprender las lecciones” para afrontar este tipo de desastres en el futuro.

En Zhengzhou cayó en tres días casi la misma cantidad de agua que en todo un año, un récord en sesenta años de registros meteorológicos. Sin embargo, expertos aseguran que se trató de las lluvias más intensas en 100 años.

Los daños económicos en Henan se calculan en unos 14.000 millones de dólares, con unas 250.000 hectáreas de cosechas que quedaron destruidas y casi 90.000 casas derrumbadas. Más de 14 millones de personas se vieron afectadas y alrededor de 1.5 millones tuvieron que ser evacuadas.

Comentá y expresate