El bote dragón de las Rosas del Mar llegó a Mar del Plata. La embarcación de 12 metros de largo, oriunda de China, permitirá que las palistas, sobrevivientes de cáncer de mama, puedan realizar sus prácticas de remo con una sola pala, todas juntas. Además, podrán sumarse a los encuentros internacionales.

“Estamos muy contentas. Fue donado por la Obra Social de Capitanes, Pilotos y Patrones de Pesca (OSPesca). El presidente de la Cámara se Capitanes, Pilotos y Patrones se comprometió y a obra social colaboró con Rosas del Mar”, describió Verónica Cufré, de Rosas del Mar, a Ahora Mar del Plata.

El bote es para 14 mujeres que podrán continuar con su rehabilitación a partir del deporte. “Estamos súper contentas. En julio vamos a hacer una caravana para presentarlo en sociedad, para que los marplatenses lo conozcan, y en diciembre haremos la ceremonia del ‘despertar del dragón’. Se le pintan las pupilas y se hace una ofrenda de frutas y flores al agua para desearle lo mejor a las palistas”, detalló.

“Queremos empezar ya con la técnica. Nuestros profesores están al pie del cañón para enseñarnos y van a venir chicas de Tigre”, agregó Cufré.

image.png

El deporte náutico actúa como drenaje linfático natural al prevenir que los brazos se hinchen tras la mastectomía y también agrupa a mujeres que comparten experiencias.

Esta agrupación de mujeres está abierta a todas las que deseen participar de su propuesta, que se desarrolla en la Laguna de los Padres, donde se reúnen semanalmente para entrenar y realizar ejercicios.

“Estamos emocionadas y muy agradecidas. Esto es una suma de voluntades de personas que se van acercando a nuestro camino”, remarcó.

image.png

La técnica del remo que une a sobrevivientes del cáncer de mama

Hace veinticinco años el médico canadiense Donald McKenzie comprobó que los movimientos cíclicos y repetitivos del paleo actúan como drenaje linfático natural al prevenir el linfedema post mastectomía, una hinchazón en el brazo que puede aparecer tras extirpar ganglios linfáticos como parte del tratamiento oncológico. Así nació la técnica Bote Dragón, una variante de remo.

En esta disciplina, se palea con un solo remo en un bote largo y fino, en el que entran en dos hileras 20 remadoras, en general, sobrevivientes de cáncer. Todas deben ir muy pegadas y tocar el hombro de quien está adelante para llevar la pala hasta la cadera.

Sin excepción, deben estar al mismo ritmo, porque esa es la condición para que el bote se mantenga estable. Para ayudar a las mujeres en ese esfuerzo conjunto, las acompañan un drummer, que marca el ritmo con un tambor y un timonel, y se encarga de guiar a las sobrevivientes.

Comentá y expresate